Buscar

Vatican News

Obispos de Alemania: "El suicidio asistido es inaceptable"

El portavoz de la Conferencia Episcopal Alemana (DBK), Matthias Kopp, comenta el artículo "Permitir el suicidio médicamente asistido", publicado el 10 de enero, por el Frankfurter Allgemeine Zeitung (Faz) y reafirma la postura de la Iglesia católica en defensa de la vida: "El suicidio asistido es inaceptable".

Ciudad del Vaticano

"El suicidio asistido no es una opción éticamente aceptable": esto es lo que dice el portavoz de la Conferencia Episcopal Alemana (DBK), Matthias Kopp, comentando el artículo "Permitir el suicidio médicamente asistido", publicado ayer, 10 de enero, por el Frankfurter Allgemeine Zeitung (Faz).

 

En el artículo se afirma que "las instituciones de la Iglesia deben garantizar los mejores cuidados paliativos posibles, pero no rechazar el suicidio asistido, y deben ofrecer asesoramiento, apoyo y acompañamiento a una persona dispuesta a morir, respetando la autodeterminación". "Desde el punto de vista cristiano", explicó Kopp en una nota publicada en el sitio web de la DBK, "se da gran importancia a la libertad que tiene todo ser humano de dirigir su vida según sus propias ideas". Sin embargo, "esta autodeterminación" no implica que el suicidio asistido sea aceptable desde el punto de vista ético.

No al suicidio asistido, sí a la vida

"Entre otras cosas", añadió el portavoz, "sabemos por algunas investigaciones que el deseo de poner fin a la propia vida es, en la mayoría de los casos, el resultado del miedo, de la desesperación que surge de situaciones extremas y no puede entenderse como la expresión de la autodeterminación". Por esta razón, "el deseo de suicidarse no puede ser aceptado incondicionalmente, ni identificado como una forma normal de muerte". Por el contrario, es precisamente en estas "situaciones vitales altamente dramáticas" que se requiere "una mirada atenta y empática".

De ahí que el portavoz de la DBK subraye: "Estamos convencidos de que permitir el suicidio asistido no es la respuesta correcta" que se debe dar a quienes expresan el deseo o la intención de poner fin a sus propias vidas. En esos contextos, de hecho, lo que se necesita no es ayuda para morir, sino más bien "apoyo para desarrollar perspectivas de vida". Además, "la sutil presión de consentir el suicidio asistido para no ser una carga para los demás", añade Martin Kopp, "es un gran peligro" porque, una vez que el suicidio asistido ha sido aprobado como "un modelo de muerte natural", esa presión podría ejercerse sobre todos "los enfermos y moribundos". Y "¡esto no debe suceder!", reitera el portavoz de los obispos alemanes.

11 enero 2021, 14:19