Vatican News

Obispos de Alemania y "Grupo Santa Marta" analizaron la trata de personas

Por invitación de la Comisión de Migraciones de la Conferencia Episcopal Alemana, se ha celebrado on line, un Encuentro Internacional de expertos en la lucha contra la trata de seres humanos. Las conversaciones comenzaron con una lista de recomendaciones preparadas por expertos de nueve países, en la que se esbozaban medidas para combatir las actuales prácticas de trata de personas.

Mario Galgano – Ciudad del Vaticano

El Arzobispo de Hamburgo, Stefan Heße, que asistió a la Conferencia como Presidente de la Comisión de Migración de la Conferencia Episcopal Alemana, destacó que "la trata de personas y la explotación laboral ocurren diariamente a nuestro alrededor". El Prelado resumió los objetivos de la reunión de expertos de la siguiente manera: "Para nosotros hay dos cuestiones centrales: cómo mejorar la vida de las víctimas de la trata y cómo evitar la explotación laboral". Monseñor Heße subrayó que estos fenómenos existen desde hace mucho tiempo, pero sólo se hicieron evidentes cuando la pandemia perturbó los procesos económicos y afectó fuertemente a los trabajadores más vulnerables, "las personas que trabajan en condiciones miserables, sin protección contra el contagio, en la industria alimentaria, como trabajadores de temporada o en la atención a domicilio".

Monseñor Heße: es crucial la cooperación europea

Detrás de cada historia "hay explotadores, traficantes y reclutadores, empleadores explotadores y proxenetas. Y luego están todos los que consciente o inconscientemente se aprovechan de los bajos salarios y de las desastrosas condiciones de trabajo". Para el Arzobispo Heße, la cooperación europea e internacional es crucial porque "sólo si las autoridades policiales y judiciales de los estados trabajan juntas a lo largo de toda la cadena se puede detener el tráfico de personas y encontrar a los autores, detener los abusos".

El Encuentro se centró en cuatro áreas temáticas

En la esfera de "Trabajo y cadenas de suministro", los participantes pidieron que se establecieran normas sociales mínimas a nivel europeo y una cooperación transfronteriza entre las autoridades de inspección del trabajo. En cuanto al tema de la "aplicación de la ley", se propuso la contratación de expertos en la policía, los tribunales y las fiscalías, con la tarea de trabajar con la sociedad civil, aprovechando también la experiencia de la Iglesia y otras organizaciones, ya que están familiarizados con la situación en los países de origen y la situación de la vida de las víctimas. En cuanto al tema de la "protección de las víctimas", los expertos se mostraron partidarios de flexibilizar los acuerdos de Dublín, habida cuenta de que las repatriaciones al primer país de acogida, en particular, entrañan un alto riesgo para las víctimas de caer en las redes de trata de seres humanos dirigidas por la delincuencia organizada. Por último, en lo que respecta a la financiación, los expertos pidieron que se promulgara una legislación eficaz contra el blanqueo de dinero: los beneficios ilícitos recuperados deberían utilizarse para reforzar las actividades de la sociedad civil.

Monseñor Puff: romper la red de explotación y esclavitud

Al mismo tiempo, los expertos subrayaron que no se trata sólo de establecer nuevas leyes y nuevas prohibiciones, sino más bien de poner en práctica las leyes existentes. Monseñor Ansgar Puff, Auxiliar de Colonia y Vicepresidente de la Comisión de Migración de la Conferencia Episcopal Alemana, dijo: "Debemos comprender la perspectiva de los países de origen y con nuestra ayuda romper la red de explotación y esclavitud. Las nuevas leyes europeas por sí solas no bastarán para resolver el problema".

Importancia de la participación de la sociedad civil

Asistieron a la Conferencia, entre otros, el Secretario de Estado alemán Björn Böhning (Ministerio Federal de Trabajo y Asuntos Sociales) junto con otros representantes de diversos ministerios, autoridades federales y representantes de organizaciones no gubernamentales internacionales. Los discursos de Mariagrazia Giammarinaro, ex Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre la trata de personas, y del Asesor Especial del Grupo de Santa Marta, Kevin Hyland, concluyeron la reunión, subrayando la naturaleza especial del enfoque cooperativo del grupo, en el que los agentes gubernamentales y no gubernamentales trabajan juntos: "Sin la participación de la sociedad civil a todos los niveles, especialmente a nivel local, no será posible detener la trata de seres humanos.

La Conferencia Episcopal Alemana y el "Grupo de Santa Marta" esperan ahora con interés la Primera Conferencia Europea del Grupo de Santa Marta en Colonia el 8 y 9 de febrero de 2022.

Desarrollar "estrategias comunes y efectivas"

El Papa Francisco hizo de la lucha contra la esclavitud y la trata de personas una prioridad de su pontificado. El llamado "Grupo de Santa Marta", que se reunió por primera vez en el Vaticano en 2014 por invitación del Papa Francisco y por iniciativa de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, incluye representantes y organizaciones eclesiásticas de alto nivel, oficiales de policía de más de 30 países y otras organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. El objetivo del grupo es desarrollar "estrategias comunes y efectivas" por parte de los gobiernos y la sociedad civil en la lucha contra el tráfico y la explotación de seres humanos.

09 diciembre 2020, 11:24