Buscar

Vatican News

Cardenal Osoro: Un 2021 para ser auténticos y anunciar con valor a Jesucristo

El arzobispo de Madrid, en su mensaje para el 2021, llama a poner a Dios y al hombre en el centro, a no impedir el diálogo, evitar las traiciones y divisiones y a anunciar con alegría y valentía a Jesucristo, especialmente en medio de la pandemia.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

Anunciar la novedad del Evangelio” es la invitación del arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro Sierra en su Mensaje de Año Nuevo, pero con sus bemoles en una pregunta: “¿Seremos capaces de ser más auténticos en este año nuevo que comenzamos?”. Un reto que por la pandemia que afrontamos y la crisis sanitaria, económica y social sin precedentes, para el purpurado español se hace más acuciante.

“Nos hemos dado cuenta de la vulnerabilidad que padece la humanidad; un virus nos ha puesto en crisis. Todo lo teníamos seguro, pues ahora no. La pandemia nos ha puesto delante de nuestra verdad. Habíamos dejado de dar protagonismo a Dios en nuestra vida. Creíamos que nos bastábamos a nosotros mismos y hemos descubierto que no, que cada día se hace más evidente la necesidad de Dios y de los demás”, afirma el cardenal Osoro al recordar las palabras del Papa Francisco, de marzo, en su Urbi et Orbi extraordinario en medio de la pandemia y una Plaza de San Pedro vacía.

Ser capaces de ser más auténticos

Entonces, ese “ser capaces de ser más auténticos” al que llama el arzobispo de Madrid tiene respuesta  en la capacidad de vivir “la aventura de la fraternidad, el sueño de una única humanidad y de la amistad social” como propone el Papa en su encíclica “Fratelli Tutti”

 

“Mantengamos viva la esperanza. Esto es imposible para los hombres, pero es posible si contamos con Dios. Nada nos puede quitar la esperanza en un Dios que sigue presente en nuestra historia concreta”, enfatiza el purpurado español al recordar que Dios se acerca a nuestra historia, se hace uno de nosotros y nos invita a acoger su amor” sostiene el arzobispo. 

El mensaje de Fin de Año del cardenal Osoro no es de proclamación sino de cuestionamientos: Como cristianos que se ubican o dividen en categorías, “de derechas o de izquierdas, progresistas o tradicionalistas”, se desnaturaliza la Iglesia y la propia pertenencia como cristianos, para seguir “enfrentados”. En este contexto, el arzobispo hace una distinción sobre lo que es “vivir una crisis y lo que es vivir en conflicto”.

Descubrir la fuente de la alegría cristiana

“En una crisis – explica - habrá más aciertos o menos, pero todos podemos buscar salidas juntos. Sin embargo, el conflicto siempre pasa por localizar culpables, acentúa los desprecios y banaliza las relaciones, pues promueve ese vivir con amigos a los que hay que amar y contra los enemigos a quienes hay que eliminar”.

De allí su llamado a hacer un esfuerzo por entender y poner en práctica aquellas palabras de Jesús: “Id por el mundo y anunciad el Evangelio”, subraya el cardenal Osoro que llama a descubrir la fuente de la alegría cristiana que está en la certeza de ser amados por Dios, amados por Quien tiene en sus manos todo lo que existe.

“Qué hermoso es contemplar la vida de los primeros cristianos. Entendemos muy bien lo que provocaba entre las gentes el ver cómo vivían. Deseaban imitarlos. Y por eso era clave el compromiso de vivir cada día con más hondura en y a la escucha de la Palabra de Dios. Era acogida, meditada y traducida en la propia vida para cambiar el mundo con la fuerza del Evangelio”, concluye el mensaje del arzobispo de Madrid que llama a estar disponibles siempre para anunciar con alegría y valentía a Jesucristo en esta situación que vivimos. 

31 diciembre 2020, 13:11