Buscar

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo  (AFP or licensors)

Paraguay: suspendidas las celebraciones en forma presencial

A causa de la pandemia de Covid-19 las peregrinaciones y celebraciones en el Santuario de la Virgen de Caacupé serán suspendidas, así como dispensado el cumplimiento de las promesas en forma presencial.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

“Todo Paraguay es Caacupé” se lee en el comunicado presentado al final de la 227° Asamblea Plenaria de la Conferencia episcopal de Paraguay (CEP) que concluyó este jueves, 5 de noviembre, con una noticia particularmente sensible para los fieles ya que no podrán,  peregrinar y celebrar, el próximo 8 de diciembre,  la fiesta de su patrona, la Virgen de los Milagros de Caacupé en su santuario, como consecuencia de la pandemia de Covid-19.

“Cada año decimos, que todo Paraguay peregrina a Caacupé. Este año queremos decir que todo Paraguay es Caacupé, que celebra a su Madre Celestial en todas las catedrales, templos parroquiales, santuarios locales y capillas, con las disposiciones diocesanas y las medidas sanitarias” - así se lee en el comunicado presentado en una rueda de prensa virtual por monseñor Ricardo Valenzuela, Obispo de Caacupé, en el cual aclara que las diócesis no están organizando ni promoviendo peregrinaciones físicas a Caacupé u otros lugares.

La nota reitera que los obispos paraguayos han dispensado el cumplimiento de las promesas en forma presencial de los fieles que podrán las podrán cumplir rezando espiritualmente unidos en el novenario y en el día propio de la festividad. En tal sentido, podrán asistir a la santa misa más cercana a su residencia, acompañando las celebraciones litúrgicas a través de los medios, rezando en sus hogares ante la imagen de la Virgencita.

“Ella, como buena Madre, comprende nuestras circunstancias y nos visita, llevándonos en todas partes del Paraguay su ternura. Ella además nos invita, a que movidos por la fe, practiquemos la caridad en la comunión, ayudando a que todos tengamos ‘un solo corazón y una sola alma’ y asistiendo con solidaridad a los más necesitados” - se lee en la nota.

Por su parte, monseñor Amancio Benitez, Obispo de Benjamin Aceval y Secretario General de la CEP hizo un resumen de la plenaria que comenzó el pasado 3 de noviembre con un saludo Nuncio Apostólico, Monseñor Eliseo Ariotti. Seguidamente se presentaron los informes de más de 20 coordinaciones pastorales, en particular, los de aquellas que durante este año "tan difícil a causa del Covid-19"  han tenido mayor protagonismo. Entre ellas, la Pastoral del Migrante, la Pastoral Social, la Pastoral Familiar comprometidas con la ayuda y asistencia a los más necesitados y carenciados que sufren los embates de la pandemia.

Precisamente sobre la preocupación de la Iglesia paraguaya sobre la situación y el impacto de la pandemia para el país, monseñor Benítez anunció que la CEP está preparando una Carta Pastoral.

El encuentro del episcopado también tuvo la oportunidad de recibir al cardenal Seán Patrick O´Malley, Arzobispo de Boston y Presidente fundador de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores, que en días anteriores había participado en el I Foro de Protección de Menores y Personas Vulnerables impulsado por la Conferencia Episcopal Paraguaya y donde participaron en forma virtual más de 200 personas.

Un encuentro, que según palabras del secretario general de la CEP ha sido de gran importancia para impulsar y consolidar la creación de la Comisión de Protección de Menores y Personas Vulnerables. La intervención del cardenal O´Malley tuvo como tema la “Participación de la Pontificia Comisión de Protección de Menores en la Reforma de la Curia: Retos y desafíos”.

Durante la plenaria, los obispos también recibieron los informes del  Seminario Mayor Nacional y de la Facultad Eclesiástica de la Sagrada Teología y eligieron a los secretarios ejecutivos para el periodo 2020-2022.

06 noviembre 2020, 16:25