Vatican News
epaselect HONDURAS HURRICANES

Huracanes Iota y ETA. Caritas Internationalis en ayuda de las víctimas

Cáritas ha lanzado llamadas de emergencia para Honduras, Guatemala y Nicaragua con el fin de ayudar a las personas vulnerables después de que los devastadores huracanes Iota y ETA azotaran América Central una y otra vez.

Isabella Piro - Ciudad del Vaticano

Honduras, Guatemala y Nicaragua son los tres países centroamericanos más afectados por los devastadores huracanes ETA e Iota que, en las últimas dos semanas, han dejado una estela de muerte y destrucción, causando cientos de miles de desplazados y decenas de víctimas. Caritas Internationalis se puso inmediatamente en marcha para llevar ayuda esencial a las poblaciones locales, especialmente a las más vulnerables.

Como siempre, "son los más pobres los que más sufren", explica el Padre Francisco Hernández, coordinador regional de Caritas Internationalis para América Latina, "Las personas que ya estaban en graves problemas antes de los huracanes, ahora necesitan desesperadamente refugio, alimentos y ayuda para protegerse de Covid-19".

El director de Cáritas Honduras, Wilfredo Cervantes, se hizo eco de él: "Honduras es uno de los países más pobres de América Latina. No tenemos los medios para responder a las emergencias de los dos huracanes y a los efectos de la pandemia de Covid-19". Por esta razón, la Cáritas local se dedica a encontrar respuestas inmediatas para la población, para "reconstruir hogares y vidas a largo plazo". Pero "hay una necesidad de solidaridad internacional", concluye Cervantes.

Se han puesto en marcha tres proyectos de ayuda en Honduras, Guatemala y Nicaragua, cada uno de ellos por un valor de 250.000 euros, con el fin de apoyar a la población durante los próximos dos meses. En concreto, Cáritas Honduras se dedica a proporcionar alimentos a 2.500 familias para un total de 12.500 personas, aumentar las medidas de seguridad anti-covid y contribuir a la reconstrucción de las viviendas.

Por otra parte, Caritas Guatemala ayudará a 1.600 familias, o sea 8.000 personas, que también se están ocupando de los graves daños causados por las inundaciones que han destruido hasta el 75 por ciento de los cultivos. En Nicaragua, por último, la Cáritas local apoyará a 1.000 familias, o unas 5.600 personas, centrándose en la distribución de ayuda alimentaria y kits de higiene, el acceso al agua potable y la sensibilización sobre la prevención de la infección por coronavirus.

26 noviembre 2020, 13:16