Buscar

Vatican News

Hogar San Camilo de Vagues: una red de amor para las personas con discapacidad

Este hogar es referente por su forma de cuidar y de trabajar con las personas con discapacidad. Está en el corazón del pueblo de Vagues en Argentina, y también de la Iglesia. Este sábado tendrá lugar la maratón solidaria “Todos x los chicos” para hacer “red” entorno al amor que se puede generar, para cuidar a las personas con discapacidad.

Ciudad del Vaticano

Más de mil kilos de ropa para lavar por día y cerca de nueve mil pañales: son números que indican, lejanamente, la magnitud del compromiso de quienes trabajan en el Hogar San Camilo en Vagues, una localidad muy pequeña de Argentina en la provincia de Buenos Aires en donde los Religiosos Camilos crearon en 1978 el Hogar donde hoy viven unas 70 personas con discapacidad de distintas edades, "a cuya discapacidad intelectual se unen las dificultades de movilidad y un origen humilde". Para "generar red entorno al amor" para cuidar a las personas con discapacidad, se realizará mañana, 21 de noviembre, a las siete de la tarde hora local, la Maratón Solidaria “Todos x los chicos”. Vatican News conversó con su Director, el padre Juan Antonio Amado, quien con más de treinta años en el lugar, nos cuenta su historia. La entrevista de Cecilia Mutual.

El hogar nació como una respuesta hace 42 años al Instituto Nacional de Rehabilitación del Lisiado que estaba por desaparecer, que tenía chicos discapacitados y no sabían dónde ubicarlos y nosotros teníamos lo que hoy es el hogar. En aquel entonces era un colegio, que tendía a desaparecer y entonces un compañero nuestro que trabajaba como capellán en el Hospital Naval, ofreció en aquel momento la posibilidad de acoger a los chicos a las autoridades nacionales, lo que se aceptó y se vio que era bueno. En aquel entonces había cuchetas, no había camas para chicos discapacitados. Hubo que ir a La Plata a un hospital a buscar camas para armar todo en función de los chicos. También hubo que adaptar los baños. Con los años fuimos perfeccionando la estructura, porque en los inicios no se sabía cómo atender a estos chicos, y así surgió el hogar, hace 42 años, con la única finalidad - que era curioso - de higienizarlos y darles de comer.

Misa durante la pandemia
Misa durante la pandemia

Con el tiempo el Hogar San Camilo se fue perfeccionando y adaptando a las necesidades de las personas con discapacidades, y hoy en día es un centro de alta complejidad, que requiere una inversión de recursos humanos importante para atender con dignidad a estas personas.

El padre Francisco Berola, presente en la obra desde hace tres años, destaca por su parte que la obra de los camilos, si bien nació de la inspiración de alguien, surgió “de la comunidad”, lo que hace que, como tal, “sea un compromiso de quien forme parte de la comunidad en el tiempo que sea”.

En el centro, a la derecha, el director padre Juan Antonio, a su lado el padre Francisco
En el centro, a la derecha, el director padre Juan Antonio, a su lado el padre Francisco

Conociendo más en detalle la obra, sabemos que el cuidado de los chicos está a cargo de un gran equipo interdisciplinar: un plantel de tres médicos visitan diariamente a los chicos, por la mañana y por la tarde. Un grupo de profesionales, que conforman el Centro de Día, (kinesiólogos, terapistas ocupacionales, psicopedagoga, psicóloga, trabajadora social, musicoterapeuta) están presentes de lunes a viernes siguiendo sus actividades, y un gran grupo de cuidadoras y enfermeras realizan las tareas de higiene, alimentación y enfermería. De hecho, hay muchos internos que ingieren alimentos por sonda, y prácticamente el 99% no pueden alimentarse solos, pues todos necesitan algún tipo de asistencia.

La estructura, además, cuenta con una cocina, un servicio de mantenimiento, un lavadero de última generación, con 3 lavadoras y secadoras que se usan con productos de última tecnología. Se caracteriza por la higiene tanto de la estructura como la de los chicos: ellos se cambian la ropa todos los días por lo menos una vez, los pijamas lo mismo, las sábanas se cambian con mucha periodicidad de manera regular, y, por supuesto, muchas veces, más veces. De hecho, tal como explica el padre Francisco “hay días que se llegan a lavar 1000 kilos de ropa”. Es importante también destacar el gasto de pañales, pues se realizan “ocho- nueve cambios de pañales por día”, con lo que se consumen cerca de 9000 pañales por mes. 

Pero eso no es todo: el hogar, que se encuentra en el medio del campo, cuenta con un pequeño tambo donde se producen leche y queso no sólo para ellos mismos, sino también para un hogar de ancianos de la ciudad.

El lugar es también un punto de referencia para los religiosos camilos de todo el mundo, que van allí para realizar experiencias pastorales, y adonde también seminaristas de diversas diócesis de la Argentina y jóvenes concurren para hacer algún tipo de experiencia de voluntariado. Y, fundamentalmente, es un lugar de referencia en la discapacidad, sobre todo en la discapacidad grave, para la Argentina.

Muchos de los chicos en el hogar presentan patologías que no les permiten ser atendidos en sus casas, patologías que tal vez daban una perspectiva de vida muy corta, y ha sorprendido la sobrevida que tienen en el hogar. Hay muchos chicos que se creía que no iban a vivir muchos años, y varios aún están desde el primer grupo que llegó, hace 42 años.

Él es Alejandro. A pesar de que el pronóstico médico era que no superaría los 3, ya ha cumplido 41 años. Foto gentileza de Pablo Werner
Él es Alejandro. A pesar de que el pronóstico médico era que no superaría los 3, ya ha cumplido 41 años. Foto gentileza de Pablo Werner

Desde que comenzó la pandemia de coronavirus, la estructura está prácticamente blindada debido a la vulnerabilidad de la población, y, a pesar de que han habido contagios en el personal, este no ha afectado a ninguno de los internos. Si bien “jamás dejó de prestar el servicio de excelencia y de calidad que siempre prestó”, también a raíz de la pandemia se han presentado dificultades económicas: dificultades que están en la oficina del director y el contador, que han llevado a que haya que pedir crédito para pagar sueldos, y que no se haya podido cumplir con algunas obligaciones impositivas, lo que hace también imposible cubrir nuevas plazas. A la estructura, por otra parte, no llega la red de gas, lo que hace que se encarezca muchísimo el mantenimiento de las instalaciones, si bien la red se encuentra a pocos kilómetros de distancia.

Ante esta situación no quedó más remedio que salir a pedir ayuda y así se ha conformado un grupo de gente que de manera desinteresada está colaborando con la Maratón Solidaria “Todos x los chicos” que tendrá lugar este sábado 21 de noviembre, a través de la plataforma Zoom, la cual podrá seguirse en vivo en la cuenta de Facebook Chicos Hogar San Camilo. Participarán las personas que conforman el equipo, además de familiares, vecinos del pueblo, voluntarios y el Obispo de la Diócesis de Zárate-Campana, monseñor Pedro María Laxague. Habrá números musicales de algunos artistas para regalar a los chicos y a los trabajadores del hogar una caricia, y también para animar a la gente a la solidaridad.

Logo del Hogar
Logo del Hogar

“El hogar siempre estuvo como escondido, y ahora lo estamos mostrando”, concluyen los religiosos. Creemos – nos dicen - que es una manera de hacer una pastoral vocacional, que conozcan nuestro carisma, nuestra vocación, y ojalá que también pueda ser un vehículo que el Señor use para llamar a nuevas vocaciones no sólo a la vida religiosa sacerdotal, sino también vocaciones laicas. "Esperamos movilizar corazones para recibir la ayuda que el Hogar está necesitando".

20 noviembre 2020, 14:12