Buscar

Vatican News
Tifón Goni en Filipinas, 2020. Tifón Goni en Filipinas, 2020.   (AFP or licensors)

Filipinas Súper tifón Goni. Las iglesias acogen a los filipinos

Las iglesias han abierto sus puertas para ofrecer refugio al menos a algunos de los cientos de miles de personas que huyeron de sus hogares para evitar el súper tifón, categoría 5, Goni. La tormenta golpeó la región de Bicol, al sur de Luzón, el 1 de noviembre, causando la muerte de al menos 20 personas y la huida de 350.000 filipinos.

Anna Poce – Ciudad del Vaticano

Los vientos alcanzaron una velocidad de 225 km por hora, mientras que las fuertes lluvias dejaron al descubierto los tejados, destruyeron las líneas eléctricas y provocaron inundaciones en las zonas más afectadas. Goni, uno de los ciclones tropicales más poderosos de los últimos decenios y el más potente hasta ahora observado en este 2020, desencadenó una serie de deslizamientos de tierra que enterraron casas, dañaron puentes, carreteras y campos de cultivo. Según el Gobierno de Filipinas, los daños al sector agrícola de la provincia ascenderían a unos 1.100 millones de pesos (22 millones de dólares).

El padre Treb Futol de la diócesis de Sorsogon dijo a UCA News que su parroquia ha instalado un comedor de beneficencia y está alimentando a los desplazados que han huido de sus hogares. Mientras el Padre Ranhilio Aquino de la Diócesis de Tuguegarao, al norte de Luzón, pedía ayuda en los medios de comunicación social, describiendo la desesperada situación en la que viven miles de personas afectadas por la tormenta.

 "Muchos... tiemblan en el frío, sin camas, tal vez incluso sin un hogar. Muchos están de luto por la pérdida de sus seres queridos mientras intentan salvar lo poco que queda", escribió.

Llamada de emergencia de Caritas para ayudar a los afectados por la tormenta

"Con humildad, apelamos a los actos sinceros de bondad, generosidad y compasión de todos." Monseñor José Colin Bagaforo, director de Caritas Filipinas, dijo a UCA News, lanzando una llamada mundial para ayudar a las personas afectadas por Goni (o Rolly), el super tifón más poderoso de 2020, que azotó el sur de Luzón el pasado domingo.

Monseñor José Colin Bagaforo en unas declaraciones para UCA News aseguró que la organización católica está coordinando actualmente sus oficinas locales para distribuir las necesidades básicas a los afectados por la tormenta de la manera más rápida y eficiente posible y está dispuesta a ayudar económicamente cuando sea necesario a las diócesis dañadas por el tifón.

Hay 390.000 personas desplazadas de sus hogares y alrededor de 347.000 que todavía están en los centros de acogida. Las fotos de los medios de comunicación social muestran pueblos inundados por el agua del aluvión, casas destruidas, árboles cortados y escombros. Más de 300 casas enterradas bajo corrientes de lodo volcánico en la provincia de Albay, gravemente afectadas por la tormenta.

Bagaforo, señalando que el super tifón traerá "mayor pobreza" a las comunidades ya severamente probadas por la pandemia del coronavirus, informó de cómo los equipos de intervención rápida de la Iglesia se han desplegado inmediatamente, y los voluntarios y grupos diocesanos están llevando ayuda a las personas desplazadas en varias parroquias.

La Arquidiócesis de Manila ha asignado un primer millón de pesos para apoyar las necesidades urgentes de las comunidades afectadas. Además, el director ejecutivo de Cáritas Manila, el padre Anton Pascual, anunció que la arquidiócesis de Cáceres y las diócesis de Virac, Daet, Gumaca y Legazpi recibirán 200.000 pesos cada una.

"En estos tiempos difíciles, en los que elevamos todo a nuestro Dios", dijo el Padre Tony Labiao, Secretario Ejecutivo de Caritas Filipinas, "también sabemos que todos en el mundo podrán escuchar nuestras oraciones y enviar ayuda".

03 noviembre 2020, 13:03