Buscar

Vatican News
Cardenal Bassetti presidente de la Conferencia Episcopal Italiana Cardenal Bassetti presidente de la Conferencia Episcopal Italiana  (ANSA)

Covid-19. Cardenal Bassetti, sigue grave pero estacionario

Un abrazo de oraciones, no sólo de Italia, envuelve y acompaña al Cardenal Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana en estas horas que está en la unidad de cuidados intensivos del hospital Santa Maria della Misericordia de Perugia, por el coronavirus..

Gabriella Ceraso- Patricia Ynestroza - Ciudad del Vaticano

El cuadro clínico del cardenal en estos momentos demuestra que los parámetros vitales han estado estacionarios por lo menos durante las últimas 24 horas.  Es lo que describe el último boletín médico del hospital Santa Maria della Misericordia de Perugia, donde el presidente de la Conferencia Episcopal Italiana está hospitalizado desde el sábado, después de haber dado positivo en la prueba del coronavirus hace una semana. El cardenal se somete a una oxigenoterapia con apoyo ventilatorio y sigue las terapias médicas apropiadas.

Inmediatamente en las palabras del cardenal había ofrecido este momento de sufrimiento. Desde que empeoró el arzobispo de Perugia - Ciudad de la Pieve, en una llamada por teléfono pidió rezar al Señor por él y por todos los enfermos o por los que están pasando una dura prueba,  invocando la intercesión de tres testimonios del Evangelio vinculados a Umbría: el joven y beato Carlo Acutis cuyos restos descansan en Asís, el cirujano "buen samaritano" Vittorio Trancanelli de Perusa o Perugia, cuyo cuerpo está enterrado en la capilla del hospital donde está hospitalizado el Cardenal, y el sonriente seminarista Giampiero Morettini, también de Perusa. De ahí la verdadera cadena de oración que ha comenzado también a través de las redes sociales.

Las parroquias de Umbría participaron en las iniciativas promovidas por los obispos de la región, así como en la movilización iniciada por la Renovación en el Espíritu Santo, las misas en varias ciudades de la Toscana y la vigilia mariana celebrada en la Catedral de Perugia. Pero la cercanía también vino de fuera de Italia, de los obispos alemanes, de la Arquidiócesis americana de Chicago y de los obispos de Ucrania que aseguraron sus oraciones invocando a Nuestra Señora de la Zarvaniza.

Mientras tanto, ayer se concluyeron los trabajos del Consejo Episcopal Permanente reunidos en videoconferencia. Aplazado, debido a la pandemia, la Asamblea General programada en Roma del 16 al 19 de noviembre. En los trabajos se recordó al presidente así como al Arzobispo de Milán Mario Delpini y luego se discutió la delicada situación sanitaria del país, los efectos económicos y sociales de la actual crisis sanitaria, el nacimiento de nuevas formas de pobreza, pero también la cercanía a los que sufren, los médicos y los trabajadores de la salud.

05 noviembre 2020, 13:25