Buscar

Vatican News

Australia, un plan de acción en favor de los aborígenes

Corregir las "injusticias del pasado" promoviendo relaciones nuevas y más estrechas con los aborígenes de Australia, víctimas de la expropiación, la deportación, la violencia de los colonos europeos y aún hoy marginados. Con este objetivo la Arquidiócesis de Brisbane ha lanzado un Plan de Acción especial para la Reconciliación.

Lisa Zengarini - Ciudad de Vatiacano

Fruto de cuatro años de consultas con representantes de las Primeras Naciones, el Plan de Acción para la Reconciliación (RAP) cuenta con el apoyo del Consejo Católico de Aborígenes e Isleños del Estrecho de Torres de Queensland y Reconciliación Australia, una organización sin fines de lucro comprometida con la promoción de la reconciliación con los pueblos originarios de Australia. El RAP- según informa un comunicado de la Arquidiócesis- fue lanzado oficialmente esta semana con una misa presidida por el arzobispo de Brisbane Mark Coleridge en la catedral de la ciudad, seguida de una ceremonia indígena tradicional, la "Bienvenida a casa", en presencia de representantes de las comunidades aborígenes.

Las heridas aún están abiertas

"Las injusticias contra las Primeras Naciones son todavía una herida abierta en nuestro país", recordó el prelado en su homilía llamándolo el "pecado original" de Australia. El RAP -subrayó el prelado-, es el resultado de escuchar profundamente a los pueblos indígenas y si podemos aprender algo de lo que hemos escuchado, podemos tener un pueblo finalmente unido en Australia.

Los objetivos

Articulado en cuatro apartados -relaciones, respeto, oportunidades y gobernabilidad- y en 20 puntos de acción a realizar puntualmente en todas las parroquias, escuelas e instituciones católicas de la archidiócesis; el plan tiene como objetivos específicos crear más puestos de trabajo para los aborígenes en la Iglesia (actualmente sólo hay 75, apenas el 0,5% de la población católica de Brisbane), facilitar el acceso de estas comunidades a los diversos servicios que presta la Iglesia y potenciar sus tradiciones en la vida eclesial.

 

Para ello, el Plan compromete a la Arquidiócesis a sensibilizar a sus empleados mediante cursos de formación especiales. Además, todos los folletos, panfletos y carteles diocesanos se actualizarán cuando sea posible para incluir elementos de las culturas indígenas. También se prevé una colaboración más estrecha entre los católicos indígenas y no indígenas para eliminar todos los obstáculos que siguen impidiendo que contribuyan activamente a la vida de la Iglesia con su rico patrimonio cultural y espiritual, como pidió el Papa Juan Pablo II en 1986 en su histórico discurso a los pueblos aborígenes e isleños del Estrecho de Torres en Alice Springs.

La urgencia del RAP

En el prefacio del RAP, Monseñor Mark Coleridge subraya la "urgencia" de aplicarlo en todas las parroquias, comunidades y organismos pastorales de la Arquidiócesis": "El RAP ofrece importantes oportunidades para renovar y profundizar las relaciones entre las poblaciones aborígenes e isleñas del Estrecho de Torres y los australianos de otras culturas. Con la guía del Espíritu Santo, su realización llevará a las comunidades por un nuevo camino de confianza y respeto mutuo", dice. El deseo del prelado "es que los pueblos aborígenes e isleños del Estrecho de Torres sean alentados, fortalecidos y apoyados de todas las maneras posibles para que todo el Pueblo de Dios se enriquezca con sus dones".

20 noviembre 2020, 17:34