Buscar

Vatican News
Imagen de archivo Imagen de archivo 

Adviento, viaje al encuentro de Cristo

El domingo 29 de noviembre comenzó el Adviento, un tiempo que nos prepara para la Navidad y, especialmente en este difícil período de pandemia, renueva nuestra esperanza, porque la certeza de la venida de Cristo nos lleva a mirar con confianza al futuro

Maria Milvia Morciano – Ciudad del Vaticano

Cuando pensamos en el Adviento, nos sentimos inmersos en una atmósfera especial de luz y de penumbra, de silencio y, al mismo tiempo, de música, de maravilla y de alegría contenida. Es un período de cuatro semanas que transcurre moviéndose hacia a la Navidad. Nos impulsa al camino y, al mismo tiempo, nos pone en espera. Esperar al Señor significa preparar nuestros corazones, nuestras intenciones, dar un nuevo rumbo a nuestras vidas. Así lo explicó el Papa Francisco a la hora del Ángelus dominical del 2 de diciembre de 2018:

“El Adviento nos invita a un esfuerzo de vigilancia, mirando más allá de nosotros mismos, alargando la mente y el corazón para abrirnos a las necesidades de la gente, de los hermanos y al deseo de un mundo nuevo. Es el deseo de tantos pueblos martirizados por el hambre, por la injusticia, por la guerra; es el deseo de los pobres, de los débiles, de los abandonados. Este es un tiempo oportuno para abrir nuestros corazones, para hacernos preguntas concretas sobre cómo y por quién gastamos nuestras vidas”

Adventus antes del Adviento

La palabra Adviento viene del latín adventus, que en la antigua Roma indicaba la llegada en forma solemne del emperador o de un alto funcionario a una ciudad determinada. Es una ceremonia ya en uso en tiempos helenísticos y conocida en la iconografía hasta la Edad Media. Un punto culminante fue el sacrificio del emperador en el templo dedicado a los dioses tutelares más importantes, demostrando una profunda interpenetración entre el poder y la religión. Esta práctica fue interrumpida por Constantino, que se negó a sacrificarse a la Tríada Capitolina. Esto no era poca cosa, porque el culto capitolino representaba la unidad política y religiosa de la propia Roma y celebraba su poder.

El acto de Constantino dividió netamente el ámbito civil y el religioso. Con la afirmación de la nueva religión, el camino del emperador, de triunfal se transforma en peregrinación. El itinerario seguido por la procesión desplaza su eje hacia la Basílica de San Pedro. El primer testimonio es el de Honorio, en el año 403, y relatado de forma muy viva por San Agustín en una homilía en la que se preguntaba cuál habría sido el lugar en que se habría quedado el emperador.

De hecho, Honorio, avanzando, pasa por la tumba de Adriano, el actual Castel Sant'Angelo, pero va más allá y llega finalmente a la "memoria del pescador" – que es la Basílica de San Pedro – donde, ante su tumba, "Después de quitarse la diadema, se golpea el pecho" (Sermo 360 B, Cum pagani ingrederentur 26).

El Adventus cristológico

Algunos episodios de la vida de Cristo están ligados a los significados simbólicos del advenimiento pagano, especialmente los incluidos en los Evangelios gnósticos, siempre redundantes en detalles. Sin embargo, el ejemplo verdaderamente apropiado sigue siendo el de la entrada a Jerusalén representada de forma especular en las escenas con los emperadores retratados en relieves y monedas, donde en el fondo de los paisajes urbanos, los emperadores caminan solemnemente, a menudo a caballo, entre la multitud.

El episodio es relatado por todos los Evangelios canónicos pero en Juan (12, 12-19) aparece la palabra griega ὑπάντησιj (upàntesis), que corresponde al latín adventus.

En la iconografía Jesús aparece similar a un emperador, representado de perfil y con una postura regia montado en un burro, cerca de la puerta de Jerusalén, entre gente festiva que agita ramas de palma o extiende mantos a su paso. Esta figura tiene un gran éxito y aparece en obras desde el siglo IV, por ejemplo en el sarcófago de Giunio Basso, y continúa a lo largo del tiempo, citando los ejemplos más famosos y admirables, en el Codex Purpureus Rossanensis de Rossano Calabro (siglo VI), luego en los frescos de Sant'Angelo in Formis en Capua, y en las obras de Giotto agli Scrovegni de Padua y de Pietro Lorenzetti en la Basílica Inferior de Asís. Esta figuración fue más tarde heredada y retomada en los desfiles de los dignatarios medievales y renacentistas.

Las visitas de Jesús a la humanidad

En la meditación patrística griega y latina, el adventus Domini no era sólo la venida de Cristo entre los hombres en la encarnación (adventus in carne  o  in humilitate), sino también la venida definitiva en el juicio final (adventus in maiestate).

Hay también una venida intermedia, de la que algunos padres y especialmente San Bernardo de Claraval hablan: "Lo oculto es en cambio la venida intermedia, en la que sólo los elegidos lo ven en su interior, y sus almas se salvan. En la primera venida, por lo tanto, entró en la debilidad de la carne, en este intermediario entra en el poder del Espíritu, en la última viene en la majestad de la gloria. Por lo tanto, esta venida intermedia es, por así decirlo, un camino que une a los primeros con los últimos" (Disc. 5 sobre el Adviento, 1-3).

El Papa Francisco, refiriéndose a estas palabras, explica las tres visitas de Jesús a la humanidad: “La primera visita – lo sabemos todos – se produjo con la Encarnación, el nacimiento de Jesús en la gruta de Belén; la segunda sucede en el presente: el Señor nos visita continuamente cada día, camina a nuestro lado y es una presencia de consolación; y para concluir estará la tercera y última visita, que profesamos cada vez que recitamos el Credo: De nuevo vendrá en la gloria para juzgar a vivos y a muertos”.

El Papa continúa recordando cómo la venida será repentina, en medio de la vida diaria de todos. Y por esta razón, Francisco dijo a la hora del Ángelus del 27 de noviembre de 2016:

“Desde esta perspectiva llega también una invitación a la sobriedad, a no ser dominados por las cosas de este mundo, por las realidades materiales, sino más bien a gobernarlas. Si por el contrario nos dejamos condicionar y dominar por ellas, no podemos percibir que hay algo mucho más importante: nuestro encuentro final con el Señor, y esto es importante. Ese, ese encuentro. Y las cosas de cada día deben tener ese horizonte, deben ser dirigidas a ese horizonte”

El Papa Francisco, precisamente con ocasión del Adviento, recordó asimismo que un viaje sin destino y que tiene como referencia sólo a uno mismo, en un retiro narcisista, genera bloqueo y cierre a la esperanza. A la hora del Ángelus del 2 de diciembre de 2018, Francisco decía que el Adviento, de hecho, significa:

“Estar despiertos y orar: he aquí como vivir este tiempo desde hoy hasta la Navidad. Estar despiertos y orar. El sueño interno viene siempre de dar siempre vueltas en torno a nosotros mismos, y del permanecer encerrados en nuestra propia vida con sus problemas, alegrías y dolores, pero siempre dando vueltas en torno a nosotros mismos. Y eso cansa, eso aburre, esto cierra a la esperanza”

 

30 noviembre 2020, 15:23