Buscar

Vatican News

Terremoto en el Egeo, el Arzobispo de Izmir: La iglesia está lista para traer ayuda

Terremoto entre Grecia y Turquía: al menos 25 muertos. Entrevista a Monseñor Lorenzo Piretto: la reanudación del diálogo entre Ankara y Atenas, después de las recientes y fuertes tensiones políticas, es un signo de deshielo

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

El balance del terremoto en el Egeo continúa empeorando, afectando a varias partes de la costa turca y algunas islas griegas. Al menos 25 personas murieron y más de 800 resultaron heridas. Al menos 100 personas fueron rescatadas de los escombros. Más de 5.000 rescatistas están involucrados en la búsqueda de sobrevivientes. Una de las imágenes simbólicas del terremoto es un edificio de nueve pisos en el centro de Izmir que se desmorona. Un temblor tan poderoso que se sintió hasta Estambul y Atenas. Grecia y Turquía, a menudo divididas por tensiones diplomáticas, están unidas por el dolor. El gobierno griego ha ofrecido a Turquía toda su cooperación en el esfuerzo de socorro. Un gesto que llega después de semanas de disputas territoriales entre los dos países. Acabo de llamar al Presidente Erdogan -el Primer Ministro griego Kiriakos Mitsotakis escribió en twitter- para ofrecerle mis condolencias por la trágica pérdida de vidas humanas causada por el terremoto que afectó a nuestros dos países". "Son tiempos -añadió- en los que nuestro pueblo necesita estar unido". Erdogan, por su parte, agradeció al Primer Ministro griego. "Incluso Turquía -escribió en Twitter- está siempre dispuesta a ayudar a Grecia a curar sus heridas". Mostrar solidaridad en tiempos difíciles -explicó- "es más valioso que muchas cosas.

El testimonio del Arzobispo de Izmir

El arzobispo de Izmir, monseñor Lorenzo Piretto, dominico, subraya a Vatican News  que se trata de una fase en la que la Iglesia local evalúa la situación y luego interviene a través de un plan de ayuda y responde a las necesidades de la población:

R. - Los dos barrios más afectados fueron Bayraklı y Bornova. Las casas también se derrumbaron. Nuestras iglesias fueron un poco dañadas en Izmir. En particular, la catedral y la iglesia de San Policarpo, donde me encuentro. Tenemos una antigua estatua, traída por los dominicanos en 1718 desde Armenia, que se cayó y se rompió un brazo. Parte del techo del campanario también se derrumbó. Pero las cosas materiales son lo de menos.

¿Cómo se mueve la Iglesia en este momento?

R. - Por el momento no hay un conocimiento preciso de las necesidades. Todo está por verse. No está claro cuál es la situación. Seguramente se moverá Cáritas.  Estamos esperando una buena evaluación para poder dar algo de ayuda. Por supuesto que encontraremos una forma de ayudar a la gente, sin importar su nacionalidad o religión.

Fue un sismo muy fuerte...

R. - Seguramente era muy fuerte: como si te cogieran por los hombros y te sacudieran con violencia. Y también fue bastante largo.

También hay que señalar que Grecia y Turquía, divididas por las tensiones políticas, han retomado el camino del diálogo: el gobierno griego ofreció ayuda a Turquía y viceversa...

R. – Algunas veces no todos los males perjudican, pero también pueden traer consecuencias positivas como en este caso. Realmente espero que sea una razón para aligerar las tensiones,  al menos en este momento.

31 octubre 2020, 14:48