Buscar

Vatican News

Semeraro: "A Carlo Acutis le he confiado mi encargo en la Iglesia"

El futuro Cardenal y Obispo de Albano se prepara para vestir el púrpura del cardenalato en plena comunión con el Papa Francisco. Ante nuestros micrófonos narra cómo su vida, su actividad y su renovado compromiso y responsabilidad hacia la Iglesia han cambiado en poco tiempo.

Benedetta Capelli – Ciudad del Vaticano

Unos días después de su nombramiento como Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el Obispo de Albano, Italia, Monseñor Marcello Semeraro, se preparaba para otro paso al cual el Papa lo ha llamado, vistiendo el púrpura del cardenalato. A los setenta y dos años, de Puglia, Monseñor Semeraro nos cuenta los sentimientos que le invadieron en el anuncio del domingo pasado, entre la sorpresa, la gratitud y el sentido de la responsabilidad. Luego su acto personal de entrega a un joven santo y sus sueños:

R. - Ya estaba en casa, pude conectarme para el rezo del Ángelus y seguí la oración, así que recibí de las palabras del Santo Padre esta cita tan cercana a la otra que cambió un poco el ritmo de mi vida. Y esta es otra sorpresa. Siento una extrema gratitud al Santo Padre por este gesto de confianza y también de gran responsabilidad y compromiso en el servicio a la Iglesia. Algo que me pasó inmediatamente por la mente cuando escuché la lista, ya que escuché primero el nombre del Secretario del Sínodo, fue la sinodalidad que indica el camino de la comunión de la Iglesia. Y luego mi responsabilidad: Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Esa es otra sinodalidad, otra comunión, es la comunión del Cielo. Nosotros en la tierra, sirviendo y viviendo en la Iglesia, debemos tratar de reflejar esa comunión celestial hacia la que en cualquier caso estamos en camino, como la fiesta de Todos los Santos nos dice que celebraremos pronto. Así que estos fueron los sentimientos que aparecieron en mi mente en ese momento.

Usted lo ha dicho, en poco tiempo ha pasado al encargo de Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y luego al Cardenalato. También a nivel personal, ¿cómo cree que está asumiendo estos importantes desafíos para el servicio de la Iglesia?

R. - Desde el punto de vista personal, también considerando mi edad, ya había considerado en el orden de las ideas presentar la renuncia al cargo de gobierno de la Diócesis, como exige la disciplina eclesiástica. Así que estaba, al menos espiritualmente, en esta condición de desprendimiento que, para lo que es mi compromiso con la diócesis, es un momento de generación. La paternidad, de hecho, pide generar pero también pide desprenderse para dejar a los hijos libres en su camino. Así que ya estaba en esta perspectiva. Ahora, en cambio, está la cuestión de volver a empezar, de volver a empezar un servicio que me ponga sobre todo en contacto con una experiencia de santidad, y esto es para mí un motivo de gran consuelo, de gran aliento. Tuve la oportunidad de aceptar la invitación del Obispo de Asís para ir allí para la conclusión de las celebraciones por la beatificación de Carlo Acutis y estuve allí el lunes pasado. Cuando me encontré en su tumba, miré a este joven bendito y recordé un icono que el Santo Padre me había dado una vez en muchas copias para que pudiera dárselo a los sacerdotes y a otras personas. Un icono que se llama la Santa Koinonia, y ve representado a un joven monje que lleva a un anciano sobre sus hombros. En un encuentro con los jóvenes el Papa habló de este icono e invitó a los jóvenes a hacerse cargo de los sueños de la Iglesia y también de las esperanzas. Y yo, ante el cuerpo del Beato Carlo Acutis, le pedí a este joven que me llevara con sus sueños sobre sus hombros para ayudarme a vivir dignamente el Ministerio al que me ha llamado el Papa.

El Papa Francisco el domingo, después de enumerar los nombres de los Cardenales, pidió oraciones para cada uno, "para que confirmando su adhesión a Cristo, me ayuden – dijo – en el ministerio de Obispo de Roma para el bien de todo el santo pueblo fiel de Dios". ¿Qué representan estas palabras para usted? ¿Qué responsabilidad implican?

R. - El Papa está en un completo, según mi humilde opinión, proyecto que podemos resumir en la palabra "cura", la "cura animarum", una fórmula tradicional también en el código de Derecho Canónico para indicar nuestro ministerio, que significa cuidar, ayudarse mutuamente, llevar las cargas de los demás, como dice San Pablo. Esto es lo que pide el Papa. El Papa no es esta gigantesca figura dibujada por la mitología que se enfrenta al mundo entero, es Cristo que ha tomado nuestras debilidades sobre sí mismo y en sus heridas nos permite sanarlas. El Papa vive en esta comunión, es ministro de la comunión e incluso el dogma de la primacía del Romano Pontífice habla del Papa como ministro de la comunión con el episcopado y la Iglesia. Así que es justo que sienta la necesidad de tener colaboradores en el desempeño de su ministerio. Por otra parte, la labor de la reforma de la Curia que se ha llevado a cabo en los últimos años y que está a punto de concluirse en los últimos meses, es también el plan de una gran colaboración con el ministerio del sucesor de Pedro.

27 octubre 2020, 14:15