Buscar

Vatican News
Incendios en Paraguay Incendios en Paraguay 

Paraguay. Devastación de incendios amerita cambios estructurales del Estado

Ante los incendios que la semana pasada llevaron a la declaración de una emergencia nacional preocupa a los obispos que llaman a la ciudadanía a tomar conciencia de las graves consecuencias y al gobierno a implementar reformas estructurales para evitar este flagelo.

Alina Tufani-Ciudad del Vaticano

Paraguay anunció que comenzará a estudiar un Plan de Inversión para los próximos cinco o diez años con el objetivo de contar con recursos financieros para hacer frente a los incendios forestales como los que hace dos semanas se propagaron por el país sudamericano. Una preocupación que para los obispos paraguayos permanece latente aun cuando se ha logrado controlar, en buena parte,  los más de 12 mil focos que llegaron a formarse en todas las regiones del país.

“Creemos que estas graves situaciones ambientales que estamos viviendo ameritan cambios estructurales y personales de todos los seres humanos, del Estado y de la Iglesia”, se lee en un comunicado de la Secretaría General de la Conferencia Episcopal Paraguay (CEP). “Elevamos nuestra voz de preocupación por la grave situación que estamos viviendo como consecuencia de los incendios sean, estos, provocados o no”.

Entre el 25 y 27 de setiembre se reportaron casi 7 mil focos de incendios en 6 departamentos, 12 distritos. El 1 de octubre, eran más de 12 mil los focos de incendios, en un 80 % y 90 %, provocados por acciones humanas, en especial la quema de bosques, campos y basura. La densa capa de humo que cubrió los cielos de Asunción, la capital, y el resto del cono urbano llevó al gobierno a declarar la emergencia nacional y pedir ayuda internacional para controlar la situación, la peor conocida hasta ahora.

“Hacemos un llamado a la ciudadanía en general y a todas las personas de bien para frenar este flagelo evitando quemar basuras y bosques, además, tomando conciencia de las graves consecuencias que nos están afligiendo, se suman a otros males, y aquejan a la población en este momento”, reitera el mensaje de la CEP.

Los incendios forestales se desataron quemando vastas franjas del bosque seco del Chaco, hogar de extensos ranchos de ganado, jaguares y muchas tribus indígenas. De allí la insistencia de los obispos en no minimizar este desastre natural porque produce una devastación dañina y perjudicial no solo al medio ambiente, sino a todas las personas, sobre todo, a aquellas que soportan enfermedades respiratorias y a comunidades enteras en todos los sectores rurales e indígenas de Paraguay.

La CEP agradece la labor de los bomberos voluntarios y colaboradores que hacen su mayor esfuerzo para mitigar los focos de incendios, a pesar de las “desventajas por la cantidad de quemazones y la falta de recursos”. Al pedir una mayor solidaridad por parte de la ciudadanía, los obispos recuerdan las palabras del Papa Francisco al principio de su pontificado cuando pidió ser custodios de la Creación, guardianes del medio ambiente y no dejar que los signos de destrucción y de muerte acompañen el camino de nuestro mundo. “Pedimos también al Señor que nos envié abundante lluvia”, concluye..

07 octubre 2020, 12:01