Buscar

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo 

En el desafío de la sostenibilidad ambiental, la consigna es la esperanza

El Palacio del Vicariato Maffei Marescotti acogió ayer en Roma una reflexión sobre la sostenibilidad ambiental, organizada por la Fundación Centesimus Annus Pro Pontifice y Snam. El punto de partida fue el libro "Revolución del Hidrógeno". La pequeña molécula que puede salvar el mundo", de Marco Alverà

Giada Aquilino - Ciudad del Vaticano

En un momento en que la emergencia del Covid-19 está lejos de haber terminado, es hora de apuntar a "qué cosas útiles podemos y debemos hacer en el futuro, con miras a un desarrollo sostenible". Con estas palabras Eutimio Tiliacos, Secretario General de la Fundación Centesimus Annus Pro Pontifice, inauguró ayer el encuentro  La sostenibilidad ambiental para una sociedad inclusiva en la pospandemia - El desafío mundial de superar las desigualdades", que tuvo lugar en el Palacio del Vicariato Maffei Marescotti en Roma.

Responsabilidad hacia el mundo

"Esperanza" fue la palabra que marcó todo el evento, caracterizado por una reflexión sobre el libro "Revolución Hidrógeno". La pequeña molécula que puede salvar el mundo" de Marco Alverà, CEO de la empresa de infraestructuras energéticas Snam. En una época de crisis climática, deforestación, contaminación, pandemia, la exhortación de Tiliacos fue a insistir hoy en el principio de "responsabilidad" que ha sido el tema "central" de la acción de Centesimus Annus desde su nacimiento en 1993, especialmente en lo que respecta a la relación entre la ética y la tecnología: una responsabilidad -explicó el Secretario General de la Fundación- entendida como el "efecto de las propias acciones" no particularmente "en la esfera inmediata de las personas que nos rodean, como es el ambiente familiar o laboral, sino con respecto a terceros", del mundo entero, de la humanidad, los llamados "invisibles": "los efectos de nuestras acciones - observó - se expresan entre las personas que nunca hemos conocido y que nunca conoceremos porque pueden estar viviendo al otro lado del mundo".

La esperanza genera acción

"Es esencial hacer cultura de la energía, hacer cultura del cambio climático" que representan "el reto más importante para nuestra generación", dijo Marco Alverà. "Estamos convencidos de que hay una solución al cambio climático que también involucra al hidrógeno y queremos enviar un mensaje de esperanza. Porque la esperanza genera acción y se necesita mucha acción para resolver y abordar los problemas climáticos". En su libro, publicado en agosto por Mondadori, Alverà ve en el hidrógeno una solución a combinar con la electricidad renovable: "Básicamente es una forma de llevar la energía del sol directamente a nuestros hogares, nuestros coches, nuestras fábricas", añadió durante el debate, pensando también en la producción de energía de bajo coste a partir del sol o del viento, especialmente para los países en desarrollo.

El diálogo y la dignidad humana

En cuanto a la cuestión del medio ambiente, se trata de implicar a los jóvenes, "mucho más motivados que nosotros" a este respecto, señaló Paolo Garonna, profesor de economía política de la Universidad Luiss Guido Carli y miembro del comité científico de la Fundación Centesimus Annus, que intervino en la reunión a la que también asistió Gianni Letta, Presidente de Civita. Los desafíos del mundo actual -señaló Garonna- "requieren, en un momento de gran incertidumbre, un fuerte impulso hacia el compromiso con el diálogo universal", según los principios de la reciente encíclica del Papa Francesco Fratelli tutti, y las enseñanzas de la anterior, Laudato si'. Por otra parte, recordó Paolo Ruffini, Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, el Pontífice "habla de la ecología desde un punto de vista integral. La ecología - continuó - es importante porque coloca a las personas en el centro, la relación entre el Creador y la creación, la dignidad humana". El reto es, por lo tanto, "cuidar todo lo que atañe al planeta, desde la economía hasta la energía, porque nos concierne a nosotros, a nuestras raíces, a nuestros hijos".

08 octubre 2020, 17:14