Buscar

Vatican News
Zegrze Zegrze  (ANSA)

Covid en Polonia. La Iglesia en acción, una víctima entre los obispos

Se trata de Monseñor Bogdan Wojtuś, obispo auxiliar emérito de Gniezno, fallecido ayer a la edad de 83 años, primera víctima de Covid entre los obispos polacos. En el país hay récord de contagios como en Irlanda. En el mundo son más de cuarenta y un millones, con los Estados Unidos, la India y el Brasil en situaciones críticas

Marina Tomarro - Ciudad del Vaticano

Irlanda es el primer país europeo en restaurar el confinamiento. El gobierno está pidiendo "quedarse en casa", aunque las escuelas permanecerán abiertas. Las nuevas medidas entran en vigor a partir de hoy y por seis semanas, e incluyen el cierre de todos los negocios no esenciales, limitan las actividades de bares y restaurantes a comida para llevar. España, por su parte, evalúa el toque de queda según el modelo francés después de superar, el primero en Europa, un millón de casos de coronavirus.  En Rusia, se han registrado 317 muertes por Covid-19 en las últimas 24 horas, la cifra más alta desde que comenzó el brote. Y para la Organización Mundial de la Salud, el aumento de los casos en Europa se debe a errores en la cuarentena de los que han estado en contacto con una persona infectada.

La situación en Italia

Las infecciones siguen aumentando también en Italia, más de 10.000. Y después de Lombardía, Campania también elige implementar el toque de queda de 11pm a 5am. El Piamonte cierra sus centros comerciales el sábado y el domingo e impone un cierre a las 21 horas a Turín. Mientras tanto, el Ministro de Sanidad, Roberto Speranza, invita a los ciudadanos a quedarse en sus casas y evitar viajes innecesarios, mientras que el Primer Ministro Conte anuncia que las primeras dosis de la vacuna podrían estar "disponibles a principios de diciembre". El gobierno está trabajando en un Protocolo sobre directrices para establecer reglas comunes a seguir para las normas anti contagio decididas por cada región.

Polonia: los contagios van en aumento

La situación en Polonia, que supera el umbral de 10 mil contagios diarios, es grave. El último boletín registra 10.040 nuevos casos positivos de coronavirus, el mayor número registrado desde el comienzo de la pandemia. El número total de infecciones se eleva a más de 200.000. Varsovia abrió su estadio para convertirlo en un gran hospital Covid y recomendó una serie de medidas para contener el contagio, haciendo obligatorio el uso de la mascarilla en público y reduciendo el número máximo de personas para las reuniones. Entre las víctimas, un obispo, el primero en morir de Covid en el país. Se trata de Monseñor Bogdan Wojtuś, obispo auxiliar emérito de Gniezno, que falleció el 21 de octubre a la edad de 83 años en un hospital de Poznań donde estuvo hospitalizado durante cuatro días. A la familia y a los fieles de la archidiócesis llegó el mensaje de condolencia del presidente de la Conferencia Episcopal Polaca (Cep), también positivo en Covid-19. "Dedicó toda su vida al servicio de Cristo como sacerdote, estudiante de la Universidad Católica de Lublin, vicario, empleado de la Curia de Gniezno, docente y rector del Seminario Mayor y del Instituto Teológico de Gniezno, luego del Instituto de Cultura Cristiana de Bydgoszcz, y finalmente como obispo auxiliar de la archidiócesis de Gniezno", recuerda el prelado en el mensaje.

Nadie sea dejado solo

Ante esta situación la Iglesia polaca también se ha movilizado, como explica a nuestros micrófonos Don Pawel Rytel Andrianik, responsable de la comunicación externa de la Conferencia Episcopal de Polonia:

R. - En Polonia la situación es muy difícil, el país está prácticamente dividido en dos zonas. Por un lado, está la zona roja, donde hay muchas restricciones sanitarias estrictas, y por el otro lado está la zona amarilla, donde las reglas son menos restrictivas. Por ejemplo, en la zona roja, en las iglesias, se permite una persona cada siete metros cuadrados, mientras que, en la zona amarilla, cada cuatro metros cuadrados. Las iglesias no están cerradas, pero uno está exento de ir a misa los domingos y otros días festivos. Entre los infectados hay muchos sacerdotes y monjas, especialmente los que trabajan con ancianos y enfermos. Nuestro presidente de la Conferencia Episcopal y otros obispos también son positivos. Ayer falleció un prelado infectado con Covid. Desde el comienzo de la pandemia, la Iglesia recuerda a los fieles que deben seguir todas las instrucciones sanitarias, como manifestación de amor al prójimo.

¿De qué manera como Iglesia están tratando de ayudar en este dramático momento?

R - En nuestras cuarenta y cuatro diócesis polacas, hay más de 100.000 voluntarios trabajando en este momento. Preparan comidas calientes para los ancianos y las personas en cuarentena, recogen alimentos, suministros para hospitales, organizan almacenes virtuales, ayudan a los niños con lecciones y proporcionan apoyo espiritual y psicológico a los que viven solos estos momentos. Además, hay más de 3.000 monjas que ayudan en la lucha contra la pandemia en el país, especialmente en las instalaciones médicas y los centros de ayuda social. Por supuesto que también vemos a mucha gente asustada por esta situación, pero por otro lado hay un espíritu muy fuerte de solidaridad y ayuda mutua.

22 octubre 2020, 14:17