Buscar

Vatican News
La Agencia católica de Cooperación al desarrollo pide al gobierno cancelar la deuda de los países pobres La Agencia católica de Cooperación al desarrollo pide al gobierno cancelar la deuda de los países en desarrollo 

Reino Unido. La CAFOD llama al gobierno a cancelar deuda de países en desarrollo

Miles de católicos en Inglaterra y Gales instan al primer ministro Boris Johnson a apoyar a las comunidades más vulnerables del mundo para sobrevivir, reconstruirse y curarse de la pandemia de Covid-19.

Alina Tufani – Ciudad del Vaticano

Casi 6.000 miembros y simpatizantes de la Agencia católica de Cooperación al desarrollo (CAFOD, en sus siglas en inglés) han firmado una petición al gobierno del Reino Unido para que garantice que los países en desarrollo tengan los recursos necesarios para combatir la propagación del coronavirus mediante la cancelación de las deudas que vencen en 2020 y 2021. La petición de la agencia caritativa de la Conferencia episcopal de Inglaterra y Gales fue enviada directamente al número 10 de Downing Street, residencia del primer ministro Boris Johnson, al cumplirse seis meses desde el anuncio oficial de la pandemia de Covid-19 por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La misiva – publicada en el sito de la CAFOD - también pide al Primer Ministro que garantice que cualquier vacuna desarrollada con fondos del Reino Unido esté disponible para todos, independientemente de sus ingresos o del lugar del mundo en el que vivan, y que se asegure de que los planes de reconstrucción de la pandemia ayuden a abordar la crisis climática.

“Los más pobres no deben ser olvidados en la crisis de Covid” dijo Liam Finn, gerente de campañas de CAFOD y agregó que todos se han visto afectados por esta pandemia y han tenido que enfrentar cambios en sus formas de vida, desde el encierro y la enfermedad hasta el duelo. “Viendo cómo nuestras propias vidas se han visto afectadas, existe el riesgo de que perdamos de vista la crisis que el virus está causando en las comunidades que no tienen acceso a sistemas de atención médica como los que tenemos a través la Servicio Nacional de Salud” afirmó. En este sentido,  la CAFOD recuerda el llamado del Papa Francisco a los líderes mundiales para que se aseguren de que los tratamientos estén disponibles para los más necesitados, en lugar de dar prioridad a los más ricos.

La carta también era una forma de hacer llegar el mensaje que, no obstante el cierre de las parroquias y de las escuelas, la CAFOD y la sociedad británica no debe olvidar a las personas más pobres del mundo. En particular, al primer ministro se le solicitó que los planes del gobierno para la reconstrucción de la crisis, debe contemplar también a los países más pobres asegurándose de que puedan “gastar su dinero en ayudar a sus ciudadanos, en lugar de tener que desviar ese dinero a bancos y acreedores privados”.

Ante la amenaza de que la pandemia empuje a millones de personas a la pobreza, con 270 millones de personas que ya enfrentan la escasez de alimentos y bajo el temores de que se pierdan hasta 340 millones de puestos de trabajo, la organización católica pone de relieve la advertencia del Santo Padre cuando afirma que cualquier retorno a la normalidad “no debe incluir las injusticias sociales y la degradación del medio ambiente” y que sería un “escándalo” si se utilizaran fondos públicos para rescatar industrias que no contribuyen al cuidado de creación.

El funcionario de la CAFOD aseguró que los católicos del país están sumando su voz al llamado del Papa Francisco para que Boris Johnson y otros líderes se aseguren de que las enormes sumas de dinero que los gobiernos están gastando para ayudar a que sus economías se recuperen también se utilicen para sanar la Casa común. "Eso significa construir un mundo mejor a partir de esta crisis, invertir en medidas que aborden la emergencia climática, mantener el aire limpio que experimentamos durante el cierre y crear los trabajos decentes y ecológicos que necesitamos en los próximos años", dijo el gerente de campañas de la CAFOD

Ya en abril, el Papa Francisco había planteado la injusticia de la deuda al subrayar que “no se puede esperar que las deudas que se han contraído se paguen al precio de sacrificios insoportables” y que, en ese caso, es necesario encontrar “formas de aliviar, aplazar o incluso cancelar la deuda”. Esto inspiró la iniciativa de la CAFOD, que en vísperas de la reunión de los ministros de finanzas de los países del G20, en julio pasado, hizo llegar las cartas de más de 70 líderes religiosos y casi 90 parlamentarios y políticos del Reino Unido pidiendo al canciller británico Rishi Sunak, para que diera un impulso a la cancelación rápida de la deuda de los países pobres. Sin embargo, nada se logró.

Al respecto, Graham Gordon, director de políticas de CAFOD, advirtió que la falta de nuevos avances en el alivio de la deuda por parte del G20 es una “patada en los dientes” para aquellos países en desarrollo que luchan por responder a las crisis económicas y de salud que enfrentan. "Es incomprensible que el G20 no esté respondiendo a la urgencia de esta catástrofe económica sin precedentes. Los gobiernos deudores seguirán viéndose obligados a pagar el servicio de sus deudas justo en el momento en que necesitan invertir todos los recursos que puedan en sus sistemas de salud y sociales para salvar vidas", subrayó Gordon.

15 septiembre 2020, 09:41