Buscar

Vatican News
Novena a Santa María Antigua. Monseñor Ochogavía: María ayuda a tener un corazón que no traiciona Novena a Santa María Antigua. Monseñor Ochogavía: María ayuda a tener un corazón que no traiciona  (AFP or licensors)

Novena Santa María Antigua. Ochogavía: María ayuda a tener un corazón sincero

Durante la novena a Santa María Antigua, el Obispo de Colón- Kuna Yala en Panamá invita a aprender de María, “ejemplo de mujer sincera, honesta y transparente” al mismo tiempo que invita a quitarnos la máscara que usamos a menudo en la vida, “que no nos permiten ser lo que Dios quiere que seamos”.

Roberta Barbi – Ciudad del Vaticano

"Santa María Antigua, ex patrona de Panamá, ayúdanos a todos a tener un corazón noble, sencillo y puro, un corazón que no traicione, que no mienta, capaz de acoger a Dios como María lo acogió en su seno, capaz de aceptar el proyecto de vida y de salvación que el Señor nos propone". Estas fueron las palabras de Monseñor Manuel Ochogavía Barahona, Obispo de Colón- Kuna Yala, durante la novena celebrada en la Catedral de Panamá. Lo informa la Conferencia Episcopal de Panamá en su página web.

"Aprendamos del ejemplo de María, mujer sincera, honesta y transparente -reiteró el prelado- que Santa María de la Antigua nos guíe y ayude en este camino que queremos recorrer para que, como ella, podamos acoger a Dios en nuestros corazones". Monseñor Ochogavía subrayó a continuación que María es para nosotros "la más bella propuesta que Dios ha hecho a la humanidad porque en ella encontramos el modelo del corazón noble y transparente que se entrega sin demora". Un corazón que ama a partir de la sencillez y la humildad de quien sabe que fue creado por Dios y sabe amar mucho".

"El Evangelio propone un examen profundo de nuestra vida y podemos hacerlo ante María, que fue la primera en vivir estas virtudes de humildad y sinceridad - añadió - durante la Eucaristía os invito, por tanto, a hacer un examen de conciencia de los tiempos en que no éramos verdaderamente honestos, no éramos transparentes, no éramos sinceros en nuestras relaciones con los demás".

"También pedimos perdón por las máscaras que usamos tan a menudo en la vida, que no nos permiten ser lo que Dios quiere que seamos. Esas máscaras que nos identifican con los fariseos y no hablo de las máscaras que usamos para protegernos del Coronavirus. Hablo de la hipocresía y la falsedad con la que actuamos a menudo, manteniendo una apariencia repugnante a los ojos de Dios, porque nuestro corazón no piensa de la misma manera", indicó Monseñor Ochogavía.

El obispo de la diócesis de Colo-Kuna Yala, al final de su homilía, finalmente instó a aprender que la sinceridad es un valor cristiano, importante para construir una sociedad mejor, "porque no podemos parecer constantemente lo que no somos: tarde o temprano nuestra máscara se cae, y Dios nos conoce".

10 septiembre 2020, 14:52