Buscar

Vatican News

México, Mons. Vitillo: pandemia y violencia causa de la "fuga de migrantes"

Monseñor Vitillo, Secretario General de la Comisión Católica Internacional de Migración (ICMC): "La pandemia, la falta de acceso a los servicios de salud y las bandas criminales son algunas de las principales causas de la fuga de migrantes. A pesar de las restricciones no hemos dejado de ayudarlos".

Davide Dionisi - Ciudad del Vaticano

Extorsión, malos tratos, abuso sexual y abuso de autoridad. En México, los migrantes extranjeros, especialmente los centroamericanos, suelen ser víctimas de terribles violaciones. Una verdadera "industria del crimen" que involucra a miles de inmigrantes ilegales que intentan cruzar la frontera cada año. Los migrantes son vistos como una moneda de cambio cuando entran en México a la espera de poder transitar. Y la pandemia ha empeorado mucho la situación.

Una instantánea preocupante

"Abandonaron sus tierras en masa porque no tenían acceso a los servicios de salud y huyeron a causa de las bandas que, precisamente por el aumento de la pobreza debido al Covid, han crecido en todas partes". El relato de Monseñor Robert J. Vitillo, Secretario General de la Comisión Católica Internacional de Migración (CCI), es realmente preocupante, también porque las restricciones han frenado de hecho el extraordinario trabajo que el organismo de Ginebra realiza junto a los migrantes.

 Las razones de la fuga

"Hemos conseguido superar mil dificultades", dijo Mons. Vitillo, "Hemos aprovechado la red, pero no siempre ha sido posible". Sólo recientemente hemos reanudado nuestra actividad con visitas y entrevistas", explica el Secretario General del ICMC, precisando que en los últimos meses el organismo internacional ha enviado 9 expertos a las zonas de América Central, uno de ellos a México.

 

"Normalmente tratamos de entender las razones por las que la gente que conocemos ha dejado su país", continúa afirmando el prelado. "Las causas son siempre las mismas, afiliación política, denominación religiosa, grupo étnico. A estos se añaden los niños no acompañados. Es evidente que en estos casos el derecho a la condición de refugiado es más que legítimo".

Junto a ACNUR

Por su parte, los expertos del ICMC trabajan junto a los colegas del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, "Les ayudan en el procesamiento de los archivos, el estudio de los casos individuales y la recogida de documentación. Estamos hablando de 500.000 personas que han entrado a México desde Guatemala, El Salvador, Honduras y Venezuela".

Acogida permanente, integración o repatriación voluntaria

Las tres soluciones que se individuan junto con ACNUR son: "Acompañar a los migrantes a un tercer país para su recepción permanente". En este punto se tienen en cuenta los casos más críticos y las personas más vulnerables. Los que tienen problemas de salud, los ancianos y los menores que se quedan solos. La segunda vía es la integración en el país donde se encuentran y la tercera es el retorno. Pero sólo si es voluntario y hay condiciones de seguridad".

20 septiembre 2020, 15:08