Buscar

Vatican News
La vida de los zimbabwenses cuenta campaña iglesias cristianas "La vida de los zimbabwenses cuenta"  (ANSA)

#ZimbabweanLivesMatter: campaña online de las Iglesias Cristianas

Llamamiento de algunos líderes cristianos que denunciaron "el arresto y la persecución contra la prensa y los activistas civiles que han sacado a la luz la profunda corrupción" en el país. Se necesita, afirman, "un diálogo entre todos los sectores de la sociedad civil".

Isabella Piro - Ciudad del Vaticano

#ZimbabweanLivesMatter, o "La vida de los zimbabwenses cuenta": es el nombre de la campaña en línea lanzada por las Iglesias Cristianas de Zimbabwe para poner fin a la violencia en el país africano. En julio, de hecho, el gobierno reprimió brutalmente algunas manifestaciones pacifistas, deteniendo a varios miembros de la oposición, algunos periodistas y numerosos escritores. Una situación preocupante que llevó a algunos líderes cristianos - evangélicos, apostólicos y representantes del Consejo de Iglesias, reunidos en el Zhocd (Zimbabwe Heads of Christian Denominations -Jefes de Denominaciones Cristianas de Zimbabwe) - a lanzar un llamamiento al diálogo y a la reconciliación nacional. En una declaración que se ha distribuido estos días, el Zhocd agradece "la solidaridad mundial" con la que se ha acogido la campaña en la red y espera "una confrontación sincera e inclusiva" entre todas las partes interesadas", a fin de "construir el Zimbabwe que queremos".

El llamamiento del Zhocd

En detalle, las denominaciones cristianas denuncian "el arresto y la persecución de la prensa y los activistas civiles que han sacado a la luz la profunda corrupción" que se está experimentando en Zimbabwe. Algunos de ellos también han sido "torturados y tratados inhumanamente, mientras que otros son obligados a esconderse". Y esto es motivo de gran preocupación", así como "la violenta presencia e implicación del ejército" en la represión de las manifestaciones. Todo esto, mientras que Zimbabwe se enfrenta a grandes desafíos, entre ellos la "escasez de alimentos", que es cada vez más grave, ya que la próxima cosecha no está prevista hasta marzo de 2021.

Corrupción y pandemia

Es fuerte el llamado del Zhocd al Ministerio de Salud, sospechoso de corrupción en un momento en que el país se enfrenta a la pandemia de Covid-19. "Los altos niveles de corrupción que llevaron a la expulsión del Ministro de Salud - continúa el documento - han hecho que los recursos asignados a la lucha contra el coronavirus no se hayan canalizado hacia donde se necesitan". Además, el cierre obligatorio provocó "el colapso de los servicios sociales, con una carga adicional para los más pobres y vulnerables". De hecho, la pobreza se está extendiendo en el país: "Alrededor del 90% de la población tiene un trabajo informal" y, por lo tanto, ha perdido toda forma de sustento durante la cuarentena por coronavirus.

Se necesita un diálogo nacional y mundial

Esto demuestra, según las denominaciones cristianas, que Zimbabwe carece de "una preparación humanitaria adecuada" y es incapaz de "terminar con las heridas del pasado", lo que conlleva "el fracaso del estado de derecho" y "una economía poco inclusiva, controlada por los cárteles e infestada por la corrupción". Por consiguiente, de cara al futuro, los líderes cristianos piden "un diálogo nacional y mundial de amplio alcance entre todos los sectores de la sociedad", a fin de alcanzar "un acuerdo nacional", arraigado "en la Constitución y proyectado hacia una reconciliación basada en la verdad y una justicia fundada en el acceso equitativo a los recursos del país".

Un pasado difícil

Zimbabwe todavía no parece aun recuperarse de los 30 años de poder del ex presidente Robert Mugabe, que fue derrocado por los militares en 2017 y ya fallecido. Décadas de mala gestión han hecho aumentar la tasa de pobreza del 29% en 2018 al 34% en 2019 y han llevado a familias enteras al hambre. Además, la reducción del suministro de electricidad y agua, debido al racionamiento, agrava las condiciones de vida de la población, mientras que el Covid-19 hace estragos: al 13 de agosto, de hecho, hay casi 5 mil casos positivos.

14 agosto 2020, 14:16