Buscar

Vatican News
archivo Archivo 

Shevchuk pide orar por la independencia e integridad territorial del Estado Bielorruso

El Arzobispo mayor de Kiev y jefe de la Iglesia greco-católica de Ucrania aseguró su solidaridad y oración por el fin de la violencia, el establecimiento de la justicia, la paz y el entendimiento en Bielorrusia.

Alina Tufani-Ciudad del Vaticano

"En estos días dramáticos, cuando el pueblo bielorruso lucha por sus derechos y libertades, defendiendo su voluntad, justicia social y dignidad, pido a todos los hijos e hijas de la Iglesia greco-católica ucraniana que oren fervientemente por el fin de la violencia contra los inocentes, por el orden social y comprensión en el pueblo bielorruso, por la paz y la preservación de la unidad e integridad del estado bielorruso”. Estas las palabras del  Arzobispo Mayor de Kiev-Halyč y jefe de la Iglesia greco-católica de Ucrania (UGCC), Su Beatitud  Sviatoslav Shevchuk, en una carta dirigida al arzobispo metropolitano de Minsk y presidente de la Conferencia episcopal Bielorrusa, monseñor Tadeusz Kondrusiewicz, y al visitador apostólico de los greco-católicos bielorrusos, el archimandrita Sergei Gayek,  ante la tensión social y las protestas contra los resultados de las elecciones del pasado, domingo 9 de agosto, que reconfirmaron la presidencia de Alexander Lukashenko, en el poder desde 1994.

Shevchuk: Oremos por la protección de Bielorrusia

"Conscientes de las grandes amenazas entorno a los acontecimientos actuales, oramos por la protección de Bielorrusia de las fuerzas externas opuestas, por la preservación de la unidad del pueblo bielorruso, así como por la independencia y la integridad territorial del Estado bielorruso”,  subraya el Su Beatitud Shevchuck en la misiva publicada, ayer, en el portal  de la UGCC, en la que reitera su apoyo al pueblo bielorruso.

En nombre del episcopado, el clero y los fieles de la Iglesia greco-católica ucraniana, el arzobispo del Kieve expresó su solidaridad fraterna y cercanía orante con el episcopado y el clero de la Iglesia Católica y la Iglesia greco-católica de Bielorrusia, las personas consagradas y fieles todos los hermanos y hermanas en Cristo. “Compartimos con todos ustedes nuestra fe y nuestra firme confianza en que nuestras oraciones serán escuchadas ”, agregó.

Al mismo tiempo, pidió a todos los greco-católicos de Ucrania que rezaran todos los días a las 9 de la noche por el bien y la concordia del pueblo bielorruso. "Creemos que el Señor Dios, el único soberano de la historia de la humanidad, está presente de manera invisible en las calles y plazas de Bielorrusia para dar a este pueblo que sufre su cercanía y su salvación", concluye el jefe de la UGCC.

16 agosto 2020, 10:44