Buscar

Vatican News
abuso doméstico Reino Unido obispos cristianos El abuso doméstico es un pecado y constituye una violación de la naturaleza esencial del matrimonio  (©doidam10 - stock.adobe.com)

Abuso doméstico. Todo cristiano es responsable de la seguridad del prójimo

¿Qué es el abuso doméstico? ¿Cuáles son las estadísticas al respecto? ¿Qué dice la Iglesia al respecto y qué se puede hacer para combatirlo? Estas y otras preguntas se responden en el folleto producido por el Consejo Nacional de Mujeres Católicas del Reino Unido (NBCW).

Isabella Piro – Vatican News

El subsidio de 30 páginas, titulado "Aumentar la concienciación sobre el abuso doméstico", se centra en la violencia en el hogar contra las mujeres, los niños, los jóvenes, los ancianos y las minorías étnicas, y ofrece elementos de reflexión sobre la doctrina pertinente de la Iglesia y recursos útiles para las víctimas y los supervivientes. En un momento en el que la pandemia de Covid-19 ha visto un aumento de los casos de abuso doméstico", comenta el Padre Abad Hugh Allan, la persona de contacto de la NBCW en la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, "este libreto es un excelente recurso para todos". De hecho, reafirma que "la seguridad de cada persona, como criatura de Dios, es responsabilidad de todos los cristianos". Por su parte, Margaret Clark, presidenta de la NBCW, escribe en el prefacio: "Este folleto tiene como objetivo principal concienciar a la Iglesia acerca del impacto devastador del abuso y la violencia doméstica. Esperamos que ayude a las víctimas a obtener el apoyo que necesitan a través de la atención pastoral de las parroquias, organizaciones e individuos". "Creemos", añadió Clark, "que promover una mayor conciencia del problema es la forma más efectiva para que los católicos ayuden a las víctimas de abuso doméstico.

Un crimen que no debe ocultarse a la comunidad

"El abuso doméstico es un pecado y constituye una violación de la naturaleza esencial del matrimonio", se lee en el libreto. "La Iglesia debe continuar aclarando este punto y animar al clero a contrarrestar a aquellos que explotan las Sagradas Escrituras para justificar la violencia en el hogar. Es, de hecho, "un crimen" y como tal "no debe ser ocultado a la comunidad". De ahí la exhortación a la cooperación entre la Iglesia y las organizaciones públicas y  de voluntarios que se ocupan del tema, para poder ayudar a las víctimas y los supervivientes de la manera más completa posible. Por último, el libro recuerda que el matrimonio y las relaciones familiares se basan en "el amor, la confianza, el respeto y el apoyo mutuos entre todos sus miembros".

12 agosto 2020, 13:42