Buscar

Vatican News

Obispos de España: “Reconocer a Jesús en cada persona obligada a huir”

“Como Jesucristo, obligados a huir” es el lema de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2020, que se celebrará el próximo 27 de septiembre. La Subcomisión Episcopal de Migraciones y movilidad humana ha publicado el Mensaje de los Obispos españoles.

Vatican News

“La Jornada Mundial del Migrante y Refugiado trata de poner un rostro a estas personas vulnerables rescatándoles de las listas anónimas de cifras”, lo escriben los Obispos de la Subcomisión de Migraciones y Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal Española (CEE), en su Mensaje con ocasión de la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, a celebrarse el próximo 27 de septiembre de 2020. Como se lee en la página web de la CEE, la Subcomisión Episcopal de Migración y Movilidad Humana ha publicado el material preparatorio para esta Jornada, que este año tiene como lema: "Como Jesucristo, obligados a huir".

Reconoce a Jesús en cada persona obligada a huir

Entre estos materiales – que se recogen en la revista Migraciones – se puede leer el Mensaje de los Obispos Españoles, en el cual recuerdan que, la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado se celebra el 26º Domingo en el Tiempo Ordinario con el lema 'Como Jesucristo, obligado a huir'. Esta Jornada busca “sensibilizar a la comunidad cristiana que reconoce a Jesús en cada persona obligada a huir. Se trata de sensibilizar – escriben los Obispos – a la sociedad española para que asegure los derechos de la dignidad humana a toda persona obligada a desplazarse”. Por ello, los Pastores invitan a dirigir nuestra mirada a los llamados desplazados internos: los millones de hombres, mujeres y niños que se ven obligados a emigrar dentro de su país por diversas razones, emergencias humanitarias, conflictos armados, disturbios climáticos, violencia generalizada, etc.".

Un drama a menudo invisible agravado por el Covid-19

Los Obispos españoles recordando las palabras del Papa Francisco en su Mensaje para este día señalan que, “el drama de estas personas se hace a menudo invisible, como sucede dentro de sus propias fronteras, a lo que añade que en los últimos tiempos la situación se ha visto doblemente agravada por la crisis mundial provocada por la pandemia de Covid-19. Por otra parte, los Prelados recuerdan que, no sólo debemos mirar a los países con una situación social extremadamente frágil, sino también a nuestro propio territorio, donde hay inmigrantes que en cierto modo se ven obligados a huir: huir de la violencia, como las víctimas de la trata con fines de explotación sexual; huir del trabajo precario, como los trabajadores agrícolas o que dependen del hogar; huir del tiempo, del olvido, como los niños migrantes o los solicitantes de asilo.

Trabajar en red entre la Iglesia y la sociedad

Finalmente, los Obispos españoles advierten que, “el futuro va a suponer una dificultad mayor, entre otras causas por los nuevos problemas en las fronteras y por el riesgo de que se produzcan situaciones de expulsiones de migrantes u otras medidas que puedan afectarles en su condición de migrantes forzosos”. Con la esperanza de que, “todas las medidas que se adopten respeten la sagrada dignidad de las personas migrantes”, los Obispos invitan a trabajar en red entre todas las instituciones de la Iglesia, siguiendo los principios de la Doctrina Social de la Iglesia y uniéndose al esfuerzo de las otras instituciones de la sociedad civil.

06 agosto 2020, 11:20