Buscar

Vatican News
archivo archivo  (Afmc (Archivio fotografico Missioni Consolata))

Obispos de Brasil elaboran un estatuto por una Iglesia más sinodal y misionera

En seis etapas, que concluirán en abril de 2021, el nuevo documento ayudará al episcopado a responder a los numerosos cambios y la complejidad del mundo de hoy, con la búsqueda de un camino común como condición indispensable para el testimonio misionero.

Alina Tufani-Ciudad del Vaticano

 La Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) inició la elaboración de un nuevo estatuto, de modo que su estructura y funcionamiento reflejen el rostro de la Iglesia hoy, con una mayor  conciencia sinodal y misionera. El proyecto se realizará en seis etapas que deben concluir con la discusión y aprobación del texto, durante la 58ª Asamblea General  del episcopado, en abril del próximo año, y una etapa final, que requiere la aprobación del nuevo estatuto por parte de la Santa Sede.

El anuncio fue hecho por el arzobispo de Belo Horizonte y presidente de la CNBB, monseñor Walmor Oliveira de Azevedo, en la última reunión del Consejo Pastoral Episcopal, el 26 de agosto, cuando aseguró que, no obstante la pandemia, es urgente emprender la enorme tarea de la renovación estatutaria para la repensar el horizonte futuro de la obra y misión de la Iglesia en Brasil.  Por su parte, el  secretario general de la CNBB, el obispo auxiliar de Río de Janeiro , monseñor Joel Portella Amado afirmó que se trata de un proceso “arduo y denso”, porque desde el último estatuto de la institución aprobado en 2002, la Iglesia ha adquirido nuevas referencias en su labor pastoral, como el Documento de Aparecida de 2007 y el propio pontificado del Papa Francisco, los cuales  respaldan la propuesta de la CNBB sobre sinodalidad y misión.

Reconocer necesidad que Iglesia sea sinodal y misionera

Un primer documento elaborado por la Comisión estatutaria explica que el nuevo Estatuto debe reflejar una Iglesia que reconozca la necesidad de ser sinodal y misionera, conscientes de que estas dos características no se excluyen ni se superponen, sino que son interdependientes e indispensables. "En un mundo cada vez más plural, en el que la persona y el mensaje de Jesucristo necesitan ser anunciados incansablemente, es fundamental que la Iglesia abrace las diferentes realidades en sus estructuras, porque la misión requiere sinodalidad”, subraya el documento que fue entregado a los obispos para emprender la primera etapa de reflexiones sobre el nuevo ordenamiento.  El texto advierte que en un mundo cada vez más polarizado, donde las diferencias, que además de no ser siempre valoradas corren el riesgo de convertirse en enemistad, la búsqueda continua de un camino común se convierte en una condición fundamental para el testimonio misionero .

La nota publicada en el portal de la CNBB explica que el proceso se inició en julio con la producción de material de reflexión que acaba de ser enviado a los obispos.  La segunda etapa del proceso será la reflexión de los temas en bloques regionales que enviarán sus aportes a los secretarios ejecutivos. Una vez procesada esta información, inicia la tercera etapa con el estudio de las propuestas por parte del Secretario General y el Subsecretario de Pastoral junto a los secretarios ejecutivos de cada región.

La cuarta etapa está dedicada al estudio del marco jurídico, entre diciembre de este año y enero de 2021, y luego, en febrero, la presentación de la propuesta estatutaria y reglamento a los obispos, con una nueva participación de los bloques regionales. La quinta y sexta etapa serán, en marzo, cuando se realizarán las correcciones y la presentación al  Consejo Permanente para su aprobación previa y luego, en abril, con la discución final y aprobación del texto durante la Asamblea Plenaria de la CNBB. Los nuevos estatutos entrarán en vigor solo tras la aprobación de la Santa Sede.

28 agosto 2020, 13:38