Buscar

Vatican News

México, Día del Joven católico: no se vendan por unos pesos o unos "likes"

Este año, el mensaje de los obispos invita a los jóvenes a anunciar al mundo que Cristo vive y nos ama, un grito sin triunfalismos, un grito de amor y de esperanza para el que sufre, está cansado o desalentado por las consecuencias de las crisis humanas.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

 “Ante los desafíos de nuestro tiempo no se dejen dominar por la incertidumbre y el miedo, no se dejen manipular por nadie, asuman la capacidad de ser compasivos, de pensar críticamente ante las propuestas que se les presentan, de discernir desde la fe los valores del Reino de Dios”. Este el mensaje de los obispos mexicanos por el Día Nacional de la Juventud Católica Mexicana que se celebró, ayer, domingo 16 de agosto,  en todas las diócesis y parroquias del país. 

“Tomen las decisiones que busquen el bien común y no sólo el provecho de pocos” se lee en  la carta firmada por el Responsable de la Dimensión Episcopal de Pastoral de Adolescentes y Jóvenes, monseñor Juan Armando Pérez quien pide a los jóvenes que mantengan su conciencia sana y que no se dejen corromper ni robar sus sueños: “No vendan su libertad por un puñado de pesos, tu vida vale más que el oro y la plata y tu libertad más que los "likes" de las redes sociales ¡Tú eres de Cristo y Cristo es de Dios!”

 

El documento propone un camino de reflexión basado en tres ideas: recordar el pasado con agradecimiento, vivir el presente con pasión y abrazar el futuro con esperanza. Monseñor Pérez invita a los jóvenes a levantar sus corazones hacia Jesús y agradecer su presencia en nuestras vidas, los momentos en que se ha experimentado su amor, que nos ha dado fortaleza ante los problemas, consuelo y sanación ante las heridas, moderación ante los impulsos destructivos,  valentía para superar los miedos y las luchas interiores, pero también agradecidos por inspirar los anhelos de paz, de justicia, de alegría y felicidad para nuestras familias, amistades y toda la sociedad.

La confianza cimentada en Cristo

“Cuando decimos que queremos vivir el presente con pasión - afirma el prelado - no nos referimos a la ‘pasión del gusto individualista’, sino a la pasión que redime, que sana, que fortalece y hace soñar, que inspira el compromiso de mujeres y hombres fuertes, capaces de soñar e inspirar, capaces de tomar decisiones fuertes y de tomar iniciativas responsables, capaces de comprometerse consigo mismos, con su familia, con la iglesia, con la sociedad, pues tienen su fe y confianza cimentadas en Cristo, el Hijo de Dios”.

El tercer punto de reflexión, dedicado a la esperanza en el futuro es para el también obispo auxiliar de Monterrey,  un llamado a abrazar la Cruz en el presente y asumir los desafíos que nos plantea: “Esta crisis – en referencia a la pandemia de Covid-19 - aún está lejos de terminar, sus tentáculos se asoman en el horizonte. En medio del confinamiento voluntario, compartamos la fe lo mejor que podamos, ¡también en el aislamiento han florecido civilizaciones!”

 ¡Cristo Vive y te quiere Vivo!  

Por último, la Iglesia mexicana exhorta a los jóvenes a dar testimonio de nuestra fe con las armas de Cristo y hacer llegar a todos el grito: ¡Cristo Vive y te quiere Vivo!  “No se trata de un grito vacío ni triunfalista, grítelo todo joven que se sienta amado por Cristo, es un grito de amor y de esperanza para todo aquel que sufre, se lamenta o está cansado o desalentado por las consecuencias de las crisis humanas”. 

El Día Nacional de la Juventud Católica fue instituido en 2015 por el episcopado mexicano para reconocer, valorar, dialogar y discernir con los jóvenes, ayudarlos en su desarrollo personal y con ellos trabajar por la evangelización y  la construcción de la Iglesia. La fecha escogida fue el primer domingo luego del 12 de agosto, fecha en que se celebra el Día Internacional de la Juventud establecido por las naciones Unidas (ONU).  

17 agosto 2020, 18:58