Buscar

Vatican News

India: Compromiso de la Iglesia Siro-Malabar para luchar contra la pobreza

La Iglesia Siro-Malabar de rito Oriental invita a sus feligreses, parroquias e instituciones eclesiásticas a utilizar sus ingresos para alimentar a los pobres, a ofrecer parte de su comida a los hambrientos, tras el aumento de la pobreza en el país, debido a la propagación de la pandemia.

Ciudad del Vaticano

Ante el aumento de la pobreza en el país, tras el aislamiento debido a la propagación de la pandemia de coronavirus, el 22 de agosto, al final del 28º Sínodo de la Iglesia Siro-Malabar de rito Oriental, los Obispos instaron a sus parroquias a "reconocer y alimentar a los hambrientos" en sus zonas. El encuentro, informa UCA News, se desarrolló online porque la pandemia impidió a muchos Prelados asistir a la sede de la Iglesia Siro-Malabar en Kerala y también contó con la participación virtual de Obispos siro-malabares de los Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña y Australia.

Ayuda de la Iglesia a las personas afectadas por la pobreza

El Sínodo pidió también que se realicen esfuerzos aún más concertados a una Iglesia que ya ha gastado más de 533 millones de rupias (7,5 millones de dólares) para ayudar a las personas afectadas por la pobreza y el hambre a causa de la pandemia. "La situación es tan grave – afirmaron los Obispos – que estos problemas no pueden ser resueltos sólo con los recursos del gobierno. La Iglesia debe esforzarse por aliviar el sufrimiento del pueblo", debe prestar atención a sus necesidades, independientemente de la casta, el credo o la raza.

Una Iglesia de los pobres para los pobres

Los Prelados, por lo tanto, invitaron a sus feligreses a ofrecer parte de su comida a los hambrientos y a aprovechar este momento difícil como "una oportunidad para estar con los pobres y los desamparados... y para poner en práctica la visión del Papa Francisco de convertirse en una Iglesia de los pobres para los pobres". Recordaron a las parroquias e instituciones eclesiásticas que utilizaran sus ingresos para alimentar a los pobres; y al gobierno que renunciara a los intereses de los préstamos para la actividad agrícola, para apoyar a los agricultores que se enfrentan a una de las peores crisis de la historia tras el colapso de los precios de sus productos, la pérdida de cosechas debido a los ataques de plagas, en medio de la pandemia.

"Hasta ahora la Iglesia ha sido muy activa en el campo de la educación y la salud – afirmó al Sínodo el Cardenal George Alencherry – ahora ha llegado el momento de cambiar el enfoque para mejorar las condiciones económicas de los fieles, contribuyendo así al progreso del país".

25 agosto 2020, 11:41