Buscar

Vatican News

España: Punto y seguimos, la exposición sobre la trata, vuelve a las diócesis

Tras una pausa establecida a causa de la pandemia del Covid-19, esta exposición fotográfica vuelve a dar vueltas por las diócesis de España. Su objetivo es visibilizar y sensibilizar sobre la situación de abuso y explotación de personas. El proyecto, con material fotográfico firmado por Fernando Mármol Hueso, llegará a la ciudad de Avilés, en Asturias, donde estará abierta del 16 al 28 de agosto. En la segunda semana de septiembre llegará hasta Orense, en Galicia; y a finales de año estará en Córdoba y Sevilla (Andalucía).

Ciudad del Vaticano

"Punto y seguimos. La vida puede más", es la exposición fotográfica sobre la trata de seres humanos que en estos días, en España, vuelve a reanudar su recorrido entre las diócesis del país tras la interrupción establecida a causa de la emergencia del Covid-19.

Tras la pausa por el Covid, reanuda la vuelta por España

 Tal como especifica la página web del Episcopado Español, después de unos meses de pausa, la exposición itinerante llegará a la ciudad de Avilés, en Asturias, donde estará abierta del 16 al 28 de agosto con motivo de la XVIII Semana de Solidaridad "Mujer, portadora de esperanza", organizada por la Caritas parroquial de Llaranes. Después, llegará hasta Orense, Galicia, en la segunda semana de septiembre y a finales de año estará en Córdoba y Sevilla (Andalucía).

El drama de las víctimas de la trata

Su objetivo es visibilizar y sensibilizar sobre la situación de abuso y explotación de personas. El proyecto -con material fotográfico firmado por Fernando Mármol Hueso– comenzó con un acercamiento a las personas e instituciones involucradas en acciones contra la trata y a proyectos de atención social y pastoral a las víctimas.

 

Después se ha construido un relato en imágenes, haciéndoles partícipes y protagonistas a las víctimas a través de las imágenes y de sus propias palabras, plasmadas en las frases que acompañan a las fotografías.

La muestra se enfoca en torno a tres líneas argumentales: el drama vivido por las personas que han sufrido situación de trata; la indiferencia; y la esperanza de una vida libre de la explotación, con la implicación de la Iglesia y de la sociedad en general.

03 agosto 2020, 12:50