Buscar

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo 

Colombia. La prevención de abusos en nuestra Iglesia

"Para recuperar la confianza perdida, la Iglesia debe emprender el camino de reconocer sus errores y ser fiel a su misión evangélica de acoger a las víctimas/sobrevivientes de las violencias y los abusos cometidos por miembros de la Iglesia, sean clérigos, religiosos o laicos": lo afirmó el Consejo Nacional de Protección de Menores de Colombia, dando a conocer las reflexiones de los participantes en el Webinar que se llevó a cabo el 31 de julio, y que congregó a cerca de 15 mil personas.

Anna Poce - Ciudad del Vaticano

El 31 de julio se celebró el seminario web "La prevención de abusos en nuestra Iglesia, una mirada desde América Latina", organizado por el Consejo de Protección de Menores (CEPROME) y el Vatican Safeguarding Taskforce, con la colaboración del Centre for Child Protection de la Pontificia Universidad Gregoriana, el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), la Confederación Latinoamericana de Religiosos (CLAR) y diferentes Conferencias Episcopales, y en donde varios miembros del Consejo Nacional de Protección de Menores de la Conferencia Episcopal de Colombia participaron.

La conversación virtual, que reunió a más de 15.000 personas, puso en evidencia la enorme necesidad de escuchar, dar un rostro y cuidar de las víctimas de abusos, ser comprensivos y misericordiosos, hacer lo que sea necesario para aliviar su sufrimiento y evitar que otros sufran.

“Debemos escuchar a la víctima” para entender “cuán grande es el trauma y cuán grande es el flagelo del abuso sexual” dijo el Arzobispo de Malta y miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Mons. Charles Scicluna, porque “la escucha sana al herido y nos sana a nosotros mismos”.

“Si no hemos escuchado a las víctimas, no hemos escuchado a nuestro Señor Jesucristo”, añadió el  Padre Hans Zollner, presidente del Centre for Child Protection de la Universidad Pontificia Gregoriana, pidiendo que la lucha contra los abusos se lleve a cabo también a través de los textos fundamentales del Evangelio. “Si la divinidad se esconde en las víctimas, debemos escucharlas para cambiar una espiritualidad fría, distante e intelectual y así transformar nuestra actitud hacia ellas”, afirmó.

Andrew Azzopardi, coordinador del Vatican Safeguarding Taskforce, reiteró que existe una necesidad de crear una cultura de la protección y de la prevención positiva.  Mientras que Jordi Bertomeu Farnós, Oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe, centró su intervención en hacer unas glosas al Vademécum, dado a conocer el 16 de julio de 2020, a partir de la coherencia del novísimo documento con el ordenamiento jurídico canónico, la fidelidad en la acción que lo motiva y la homogeneidad en el texto. A su juicio, el Manual es una buena herramienta, aunque perfectible.

El Director de CEPROME, padre Daniel Portillo Trevizo, expresó el deseo de que esta Iglesia herida por los abusos cometidos en su interior esté “viva, presente y consciente de su historia, formada por los creyentes que aman la verdad y buscan incansablemente la justicia”, porque como dijo Josefina Martínez, chilena, laica y psicóloga de profesión, “no podemos permitir que en un recinto sagrado se arrebate la inocencia y la esperanza”.

12 agosto 2020, 14:03