Buscar

Vatican News
HEALTH-CORONAVIRUS/BRAZIL-TRIBUTE HEALTH-CORONAVIRUS/BRAZIL-TRIBUTE 

Cardenal Tempesta: Laicos deben ser levadura para la transformación de la sociedad

El Arzobispo de Río de Janeiro, Cardenal Orani Joao Tempesta, en la semana dedicada a la vocación de los laicos, los invita a testimoniar su fe en un mundo que necesita “reinventarse”. También dedicó unas palabras a los catequistas que celebrarán su día el 30 de agosto.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

“El laico cristiano, tiene la misión de ser levadura de una transformación profunda de las realidades temporales, viviendo en la comunión de la Iglesia”. Así lo afirmó, el arzobispo de Rio de Janeiro, el cardenal Orani João Tempesta, al participar en la cuarta semana del Mes Vocacional, dedicada del 23 al 29 de agosto a la Vocación de los laicos al servicio de la Iglesia.

“El hecho es que los laicos son cristianos que tienen una misión especial en la Iglesia y en la sociedad”, afirma el arzobispo al explicar que a través del bautismo los laicos han recibido esta vocación de vivir intensamente al servicio del Reino de Dios. “En la Iglesia – agregó el purpurado - hay varias vocaciones - sacerdotal, diaconal, religiosa y laical, todas celebradas en este mes vocacional - y todas son muy importantes y necesarias, ya que surgen del Bautismo, fuente de todas las vocaciones”.

Según la nota publicada en el portal de la Conferencia Nacional de obispos católicos de Brasil (CNBB), el cardenal Tempesta se detuvo particularmente en la misión de los laicos que  están llamados a la enseñanza del catecismo, y cuya fiesta se celebra en Brasil, el 30 de agosto, último domingo del mes. 

El catequista, explicó el arzobispo, es el que se pone al servicio de la Palabra, que se convierte en instrumento para que la Palabra resuene. “El Señor te llama para que, a través de tu vida, tu persona, tu comunicación, se anuncie la Palabra, se anuncie y se testifique a Jesucristo”, dijo Tempesta. El purpurado reiteró que la persona del catequista es fundamental para la vida de la Iglesia, pues a través de él, la Iglesia ejerce de manera específica la “educación de la fe”, una misión “hermosa y rica en posibilidades y también en inmensos desafíos".

La cuarta semana del Mes Vocacional en Brasil se centra en el papel de los laicos, ya sea en el ámbito de la fe o de la comunidad eclesial, pero preferiblemente en el ámbito del mundo. De allí, el deseo del arzobispo de Rio de Janeiro para que Dios siga bendiciendo a los laicos y animándolos a transmitir y testimoniar su fe “en un mundo que necesita reinventarse en el retorno a la “nueva normalidad” de la vida humana. “Que esta nueva normalidad sea mejor que la anterior donde reine la justicia y la paz en la vida y en el corazón”, concluyó el cardenal. 

26 agosto 2020, 08:57