Buscar

Vatican News
Outbreak of the coronavirus disease (COVID-19), in El Alto Imagen de archivo 

Bolivia: La Iglesia cumple con el deber de denunciar las injusticias

El Secretario para la Pastoral de la Conferencia Episcopal Boliviana reitera la necesidad de fortalecer los procesos democráticos del país y redistribuir la economía en Bolivia con criterios de justicia social

Alina Tufani – Vatican News

“Notamos que en nuestro medio la justicia no es justa”. Así lo afirmó el padre Ben Hur Soto, Secretario para la Pastoral de la Conferencia Episcopal Boliviana, en su homilía dominical, en la que denunció que son los más débiles las víctimas de esa justicia que no es tal, que encarcela al que no puede defenderse o al que no tiene dinero para pagar un abogado, pero libera a quienes tienen poder. El padre Soto denunció:

“Vemos a los grandes poderosos de la sociedad, personalidades intocables, grandes mandatarios, escondiéndose y enriqueciéndose de la corrupción y de los bienes del Estado, satisfaciendo no sólo sus propias necesidades, sino también dejando secuelas irremediables en las familias”

La Iglesia siempre está a favor de la vida y verdad

En este contexto, el Secretario para la Pastoral recordó que la Iglesia siempre estará a favor de la vida y de la verdad y, por lo tanto, está en la obligación y tiene el deber no sólo moral, sino también el deber cristiano de denunciar las diferentes injusticias que se van cometiendo, sobre todo a la población más vulnerable y que no se puede defender.

Redistribuir los recursos con criterios de justicia social

El padre Soto subrayó la necesidad de hacer de Bolivia un país más justo y democrático: “Como Iglesia – dijo – vemos la necesidad de fortalecer el proceso democrático de nuestro país, no se puede consolidar la democracia con actitudes de confrontación y destrucción”. En este sentido, señaló que ante la crisis económica que vive el país, agudizada por la pandemia es necesario que haya una redistribución de los recursos con “criterios de justicia social”.

Buscar el bien común sobre todo en tiempo de elecciones

El sacerdote dirigió un especial  agradecimiento a quienes demuestran diariamente su solidaridad y generosidad participando en las canastas familiares,  las “ollas comunes” y los  bancos de alimentos, medicinas y equipos de bioseguridad realizados en los barrios populares de la capital. Y concluyó:

“Que la experiencia de estar viviendo la terrible pandemia, nos enseñe a ver el rostro sufriente de Dios en las personas más necesitadas, no sólo de lo material, sino también de aquellas personas que necesitan una palabra de aliento para vencer el miedo, la soledad y la tristeza y nos ayude a vivir nuestra profesión de fe siendo solidarios, fortaleciendo la esperanza en el Dios de la vida y buscando el bien común sobre todo en tiempo de elecciones”

24 agosto 2020, 13:28