Buscar

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo 

Argentina. 8 de agosto, Día Internacional de Acción por las 2 Vidas

En una fecha importante para la lucha contra el aborto en Argentina, el movimiento provida ha convocado una manifestación online, a causa de la pandemia, dedicada a la defensa de la madre y el niño por nacer. Los especialistas en la materia reflexionarán sobre la forma en que los protocolos de aborto y la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo terminan violando el derecho de la mujer a la maternidad, el derecho a la vida del niño por nacer y el derecho a la libertad de conciencia de los trabajadores de la salud.

Isabella Piro - Ciudad del Vaticano

El 8 de agosto de 2018 el Congreso de la Nación Argentina, con el apoyo de millones de personas en todo el país, detuvo la legalización del aborto. A distancia de dos años, el Movimiento provida (Unidad Pro-Vida) ha convocado para este 8 de agosto el Día Internacional de Acción por las 2 Vidas, la de la madre y del recién nacido.

A causa de la pandemia de coronavirus, la iniciativa tendrá lugar online en YouTube y en streaming en www.2vidas.org, a partir de las 17.00 hora local y se mostrarán cómo los protocolos de aborto no punible y el negocio de la legalización del aborto vulneran los derechos a la maternidad de las mujeres, a la vida de los niños por nacer y a la libertad de conciencia de los profesionales de la salud.

“El aborto no es un derecho, es un gran negocio que descarta a los más vulnerables y destruye el Sistema de Salud”, afirman los organizadores del evento.

En el encuentro virtual participará especialistas del sector, nacionales e internacionales, políticos, médicos y mujeres que narrarán su propia experiencia.

Mientras tanto, el debate sobre el aborto continúa en Argentina, tras la reciente decisión de la legislatura de Buenos Aires de adherirse al “protocolo nacional para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo” (ILE) lanzado por el Ministerio de Salud de la Nación. A las ya numerosas declaraciones contra este protocolo, incluyendo la de los obispos locales, se añade ahora la nota de la Orden Franciscana Seglar que subraya el protocolo aprobado por la legislatura y diseñado en diciembre de 2019 por el Ministerio de Salud de la Nación, “contradice abiertamente el orden jurídico argentino vigente en el que no existe el aborto legal”.

La Orden relaciona la protección del bien común con la de la vida humana: " Si se pierde la sensibilidad personal y social para acoger una nueva vida, también se marchitan otras formas de acogida provechosas para la vida social”.  Todo en nombre de una "cultura del descarte" que afecta a las mujeres, los niños, pero también a todos aquellos que son vistos como "no deseados por el sistema”, es decir, “inmigrantes, pueblos originarios, habitantes de las calles, campesinos”. Al mismo tiempo, la Orden Franciscana Seglar reza y acompaña "en el dolor a las víctimas de estos atropellos, las mujeres y los niños a quienes se les impide el derecho de vivir cuando todavía no han sido dados a luz".

El Consejo de Pastores de las Iglesias Evangélicas de Buenos Aires también sigue la misma línea. En una declaración, definen como "incomprensible y desconcertante" la adhesión de la ciudad al Protocolo que, de hecho, "liberaliza el aborto” sin ninguna restricción. “No negamos la necesidad que los efectores de salud cuenten con pautas claras para el ejercicio de su profesión", dice la nota. "No ignoramos que la mujer que lleva un embarazo fruto de una violación está en una situación de extrema debilidad y que en la mayoría de los casos es ignorada, estigmatizada y que necesita apoyo y contención".

Pero “este Protocolo - concluyen los pastores evangélicos - en nada toma en cuenta los derechos del niño por nacer, amparados en nuestra Constitución y en los tratados internacionales a los que hemos adherido”.

08 agosto 2020, 14:13