Buscar

Vatican News
La pandemia ha puesto al descubierto las deficiencias del sistema carcelario y del sistema penal en Perú. La pandemia ha puesto al descubierto las deficiencias del sistema carcelario y del sistema penal en Perú. 

Perú. Mensaje por el Día de las Personas Privadas de Libertad

Mensaje de la Comisión Episcopal de Acción Social de la Conferencia Episcopal Peruana, por el Día de las Personas Privadas de Libertad celebrado el 16 de julio. Según el comunicado, el encarcelamiento debe ofrecer a las personas "un tratamiento rehabilitador y resocializador para que su retorno a la sociedad sea positivo y de bien”.

Alina Tufani – Vatican News

La pandemia también ha matado a personas encarceladas y a personal penitenciario”. Esta frase lapidaria aparece en el mensaje de la Comisión Episcopal de Acción Social (CEAS) dirigido al mundo penitenciario, que cada año, en la Solemnidad de la Virgen del Carmen, celebra el Día de las Personas Privadas de Libertad. Luego de describir el panorama desolador que la pandemia de Covid-19 ha causado en la sociedad peruana a todo nivel, monseñor Jorge Izaguirre, Obispo de la Prelatura de Chuquibamba y presidente de la CEAS, abre las rejas de los penitenciarios para dejar ver cómo la pandemia también ha “puesto al descubierto las deficiencias del sistema carcelario y del sistema penal”.

Deficiencias al descubierto

Este año 2020, año de la pandemia, y en el Día de la Persona Encarcelada, aprovechamos para pedir al gobierno del Perú que, así como está asumiendo la necesidad de invertir económicamente y humanamente en salud, en educación y en otros sectores como la reactivación económica del país, así también, tenga presente a los grupos humanos más afectados por la pandemia, incluidas las personas encarceladas, mejorando todas las deficiencias que han quedado al descubierto para que la cárcel y el encarcelamiento cumplan con su razón de ser”, explica.

Vivir con esperanza

El obispo de Chuquibamba afirma en su mensaje que la pandemia también ha puesto y exigido a todos los seres humanos a aprender a vivir en una perspectiva de esperanza, de afirmación en el valor de la vida, a saber luchar juntos para mantener vivos el don de la fe, la fraternidad, el cuidado mutuo, la generosidad, la compasión. “Aunque algunos no lo crean –subraya -estos valores cristianos se han hecho muy patentes detrás de las rejas durante este tiempo difícil”.

Pastoral Carcelaria en Perú

Desde hace varios años, la Iglesia peruana, a través de la Pastoral de Cárceles, uno de los ocho programas de la CEAS, viene realizando el anuncio del Evangelio y de Promoción Humana a favor de la persona encarcelada y de todos quienes participan en el sistema Penitenciario. “Todas, o la gran mayoría de las personas encarceladas – explica monseñor Izaguirre -un día van a regresar a la sociedad, una vez que hayan cumplido su pena. El encarcelamiento es para ofrecerle un tratamiento rehabilitador y resocializador para que su retorno a la sociedad sea positivo y de bien”, se lee en el mensaje.

Llamado a una sociedad más justa y fraterna

En este contexto, el obispo hace un llamado a los pastores y laicos, consagrados y fieles, para que renueven su compromiso por una sociedad justa y fraterna, al modo del profeta Isaías: “¡Cesen de hacer el mal, aprendan a obrar el bien, busquen la justicia, defiendan al oprimido, sean abogados del huérfano, defensores de la viuda”.

Al concluir, el presidente de la CEAS expresó su cercanía a todas las personas afectadas en el mundo penitenciario: “La pandemia les ha golpeado mucho a ustedes, no dejaremos de expresarles nuestra solidaridad y garantía que hemos sufrido, sufrimos y seguiremos sufriendo con sus sufrimientos, y nos alegraremos con sus gozos y alegrías”.

17 julio 2020, 12:30