Buscar

Vatican News

Obispos de Colombia analizan la realidad y desafíos de la acción evangelizadora

Bajo el lema, “Al servicio del Evangelio, para la esperanza de Colombia”, se reunieron del 6 al 8 de julio los Obispos de Colombia en su CX Asamblea Plenaria, que por primera vez en su historia se desarrolló de forma virtual, y en la que trazaron directrices pastorales para continuar la tarea evangelizadora.

Ciudad del Vaticano

“La familia, célula de la sociedad; el ámbito educativo y formativo; los sectores de la economía, la salud, la distribución de tierras, las comunicaciones; y flagelos como la corrupción y el recrudecimiento de la violencia en las regiones, en una Colombia, marcada por la pandemia del Covid-19”, fueron algunos de los temas debatidos por los Obispos en el desarrollo de la 110 Asamblea Plenaria del Episcopado Colombiano, que se llevó a cabo del 6 al 8 de julio de 2020, a la luz del Evangelio y con el apoyo de expertos en distintos ámbitos de la realidad nacional, realizando una proyección de claves y directrices pastorales para continuar la tarea evangelizadora.

Reconocer la crisis mundial que estamos viviendo

Dentro de los ecos y énfasis de la jornada presentados, al finalizar las intervenciones virtuales de los especialistas, por Monseñor Jaime Alberto Mancera Casas, Vicario Episcopal para la dimensión social de la evangelización, de la Arquidiócesis de Bogotá, se destaca la importancia de “reconocer que la crisis social, humanitaria, cultural y ecológica es anterior y la pandemia del coronavirus lo que ha hecho es visibilizarla. Partiendo de esta premisa es vital centrar la atención en el tipo de sociedad que estamos construyendo”.

La espiritualidad nos ayuda a afrontar esta situación

En esta línea, precisa Monseñor Mancera, “es interesante que miremos la espiritualidad con la cual hay que afrontar esta situación”, por ello es importante asumir una actitud que nos lleve a la necesidad de aceptar la incertidumbre; a interiorizar y poner en práctica una actitud de humildad; a superar el desafío de reconciliarse con el futuro; a una apertura hacia la lectura de fe; a la adaptación Pastoral; a superar los dilemas éticos y morales; a tener capacidad de convocatoria y adaptación. “Necesitamos resolver preguntas pedagógicas en el uso de ésta virtualidad en la catequesis, la liturgia, en los cursos pre-sacramentales, en todo lo que nos ha pasado y nos está pasando en este momento en nuestras comunidades, en nuestras diócesis, y la manera como nos estamos adaptando a la nueva situación”.

09 julio 2020, 12:51