Buscar

Vatican News

Laudato si’, un llamado a la fraternidad

Con ocasión de los 5 años de la publicación de la Encíclica Laudato si’, Papa Francisco invitó “a todas las personas de buena voluntad a unirse, para cuidar de nuestra Casa Común y de nuestros hermanos y hermanas más frágiles”. En la oración por este año especial, el Papa pide a Dios que abran “nuestras mentes” y toque nuestros corazones “para que podamos ser parte de la creación, tu don”.

Ciudad del Vaticano

El pasado 24 de mayo, el Papa Francisco invitó al mundo a celebrar el año Laudato si’, como celebración por los 5 años de su publicación. A través de distintas iniciativas, se busca dar un nuevo impulso al cuidado de la casa común.

La fraternidad con la creación

A lo largo de la Biblia encontramos grandes relatos que nos hablan de la relación del ser humano con el mundo. Con un lenguaje simbólico y narrativo, estos relatos nos invitan a profundizar sobre el hombre y el mundo. En ellos descubrimos que el Señor nos ha creado para establecer una relación con el mundo que no es de dominio ni de destrucción, sino de fraternidad.

Orar

Hoy los invitamos a orar con este precioso himno de San Francisco de Asís que nos propone el Papa Francisco en la encíclica:

“«Alabado seas, mi Señor, con todas tus criaturas, especialmente el hermano sol, por quien nos das el día y nos iluminas. Y es bello y radiante con gran esplendor, de ti, Altísimo, lleva significación. Alabado seas, mi Señor, por la hermana luna y las estrellas, en el cielo las formaste claras y preciosas, y bellas. Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento y por el aire, y la nube y el cielo sereno, y todo tiempo, por todos ellos a tus criaturas das sustento. Alabado seas, mi Señor, por la hermana agua, la cual es muy humilde, y preciosa y casta. Alabado seas, mi Señor, por el hermano fuego, por el cual iluminas la noche, y es bello, y alegre y vigoroso, y fuerte»”

Detengámonos un momento

¿Cómo puede el hombre alabar a Dios junto a una creación contaminada?

¿Cómo se puede vivir la fraternidad en un planeta sometido por el hombre, en el que unos hombres someten a otros hombres y a la naturaleza?

¿Acaso puede haber hermandad si hay explotación desmedida de los bosques?

En la oración por el año Laudati si’ el Papa nos invita a rezar:

"Dios amoroso, Creador del cielo, de la tierra y de todo lo que hay en ella. Abre nuestras mentes y toca nuestros corazones, para que podamos ser parte de la creación, tu don".

El cuidado de la casa común es algo que nos compromete a todos los seres humanos. Cada uno desde su propio lugar, con su identidad, con sus riquezas. Este nuevo modo de relacionarnos con la creación puede ser el aporte que podemos hacer como discípulos de Jesús. La solución a la crisis ecológica necesita de cada uno de nosotros.

24 julio 2020, 12:30