Buscar

Vatican News

El Salvador: la pandemia obliga a suspender las fiestras patronales

A través de un comunicado, Monseñor José Luis Escobar Alas, arzobispo de San Salvador, anuncia la suspensión de las celebraciones en honor al Divino Salvador del Mundo, patrono de esta nación centroamericana, a causa de la pandemia del coronavirus, en particular la procesión del 5 de agosto. “Este año tristemente no podremos celebrar esa multitudinaria procesión que concluye con la impresionante, colmada de aplausos y luces: La Bajada”, escribe el arzobispo.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

 “La pandemia inmisericorde nos ataca con tanta fuerza, cada vez crece más, no vemos todavía que disminuya, por el contrario, el número de los enfermos y de los que mueren van en aumento”. Esta es la situación que describe el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas en un comunicado que anuncia la suspensión de las celebraciones en honor al Divino Salvador del Mundo, patrono de la nación centroamericana.

El Salvador sufre a causa del Covid-19

“El Salvador llora y sufre profundamente, ante una situación de tanto dolor a causa del Covid-19”, constata el arzobispo al hablar de hospitales llenos de enfermos y sin capacidad para atender la demanda de pacientes. “Es verdaderamente desolador el panorama, tantas familias abatidas con uno o varios miembros enfermos y a veces toda la familia contagiada. Tantas personas que lloran inconsolables la muerte de sus seres queridos”.

 

Un “tiempo inédito” que obliga  “por el bien común” a suspender las fiestas patronales del Divino Salvador del Mundo y en particular la procesión del 5 de agosto. “Este año tristemente – escribe el arzobispo - no podremos celebrar esa multitudinaria procesión que concluye con la impresionante, colmada de aplausos y luces: La Bajada”.

Implorar la misericordia de Dios

En cuanto a la Solemne Misa del día 6 de agosto, solemnidad de la Transfiguración del Señor, la nota de la arquidiócesis anuncia que será transmitida por medio de la televisión, radio y redes sociales.  Una ocasión, que según monseñor Escobar, será más que nunca el momento de implorar la misericordia de Dios y pedir el fin de la pandemia.

El arzobispo de San Salvador invita a los fieles a rezar por los hermanos difuntos, los enfermos y también por los médicos, enfermeros, el personal sanitario y por las personas que se preocupan en ayudar a los más vulnerables.  “Que el Divino Salvador del Mundo nos mueva a ser mejores, totalmente solidarios ante el terrible mal que estamos viviendo. Que podamos dejar los intereses egoístas, grupales o partidarios y preocuparnos verdaderamente por nuestros hermanos que están sufriendo, por los enfermos, por los más pobres”,  concluye.

Aumentan los contagios diarios

En El Salvador la cifra de fallecidos a causa del Covid-19 se acerca a las 400 personas, en momentos en que el número de contagios diarios han aumentado considerablemente. De hecho, desde mediados de junio pasado los contagios y decesos han aumentado al punto que el presidente Nayib Bukele admitió, el fin de semana pasado, que la curva de contagios de Covid-19  "se ha vuelto prácticamente incontrolable", por lo que aplazó por segunda vez la entrada en vigor de la segunda fase de la desescalada y, con ello, las manifestaciones públicas.

28 julio 2020, 08:46