Buscar

Vatican News
Cáritas Venezuela, las medicinas para los más necesitados Cáritas Venezuela, las medicinas para los más necesitados 

Cáritas Venezuela envía cargamento a la Diócesis de San Fernando de Apure

Se trata de los suplementos y medicamentos necesarios para seguir con la atención de personas que buscan medicamentos en la diócesis: personas a las que se les suma un importante número de niños en situación de desnutrición, que están siendo beneficiados por el programa SAMAN, el Sistema de Alerta, Monitoreo y Asistencia a la Nutrición de Cáritas de Venezuela.

«Estamos muy agradecidos por esta ayuda que será distribuida con la disciplina y el trabajo de las bases que viene desarrollando Cáritas, tendiendo una mano a tantos apureños que lo necesitan»: son las palabras de Monseñor Alfredo Torres, Obispo de San Fernando de Apure, al recibir una importante ayuda para la Cáritas local por parte de Cáritas Venezuela.

Tal como se informa en una nota de prensa de la Diócesis, en días pasados Cáritas de San Fernando había tramitado un salvoconducto - que fue negado - para trasladar a Caracas al Pbro. Rodolfo Peña por un examen cardiovascular, y para llevar a la diócesis, desde Caracas, los suplementos y medicamentos necesarios para seguir con la atención de personas que buscan medicamentos: unas 150 personas, a las que se les suma un importante número de niños en situación de desnutrición, que están beneficiados por el programa SAMAN,  el Sistema de Alerta, Monitoreo y Asistencia a la Nutrición de Cáritas Venezuela.

Ante esta situación, Cáritas de Venezuela movilizó este cargamento que llegó a la Curia Diocesana este viernes 11 de Julio y fue recibido por Mons. Alfredo Torres, Obispo de San Fernando de Apure, acompañado del Diácono Juan Flores, director Diocesano de Cáritas, parte del Equipo Diocesano y algunos jóvenes voluntarios. Este último explicó que la ayuda que distribuye Cáritas de Venezuela llega a las comunidades gracias a Cáritas Internacional, y se despliega a lo largo y ancho de la geografía nacional, sumándose a las distintas iniciativas que las comunidades católicas ejecutan, incluso antes de la pandemia, y que ha seguido en este tiempo duro de cuarentena, guardando estrictamente las debidas medidas sanitarias.

«A Cáritas no nos toca solucionar los problemas de la sociedad, pero movidos por la fe, ofrecemos una pequeña caricia para aminorar el impacto de la realidad que afecta a nuestros hermanos apureños, más vulnerables», comentó el diácono.

 

15 julio 2020, 13:25