Buscar

Vatican News
Hong Kong Ley seguridad cardenal Tong unidad La Jefa Ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, asiste a la ceremonia de izado de bandera para conmemorar el aniversario del traspaso de Hong Kong a China desde Gran Bretaña 

Cardenal Tong: La clave es mantener la unidad

En el contexto de la aplicación de la ley de seguridad nacional en Hong Kong, el Administrador Apostólico, el cardenal Tong reza para que haya “un rebaño y un pastor".

Hna Bernadette Mary Reis, fsp

Una hora antes de la medianoche del 30 de junio, las leyes de seguridad entraron en vigor en Hong Kong. El momento es significativo. Con el sonar de la medianoche, Hong Kong celebraría el 23º aniversario de su independencia del dominio británico. Con la ley de seguridad en vigor, China busca contener la disidencia, el terrorismo y la interferencia extranjera tanto en el continente como en Hong Kong.

La unidad es la prioridad de la Iglesia

En vista de este acontecimiento, el mensaje de Administrador Apostólico de Hong Kong, el Cardenal Tong, es el de un pastor. La unidad es lo más importante en su mente. El periódico diocesano Kung Kao Po cita al Cardenal Tong, el 28 de junio, afirmando que su primera prioridad es "mantener la unidad en la Iglesia". Se refiere a la oración de Jesús por la unidad la noche antes de su muerte: Jesús "oró al Padre Celestial en la Última Cena para que 'sean uno' (Juan 17:11)". El cardenal Tong comparte la esperanza de que la nación, independientemente de la postura de los individuos, "puede permanecer unida".

La libertad religiosa

En una entrevista anterior, el Cardenal tocó el tema de la libertad religiosa. A ese respecto, manifestó que "la ley de seguridad nacional no tendrá un impacto negativo en la libertad religiosa". Basó esta afirmación en el hecho de que "el artículo 32 de la Ley Fundamental garantiza la libertad de creencias religiosas y la libertad de predicar, celebrar y participar en actividades religiosas en público".

Además, declaró que la Iglesia debería poder participar en los "asuntos sociales" de la nación y se apeló al artículo 141 de la Ley Fundamental que "estipula que el gobierno local no interferirá en los asuntos internos de las organizaciones religiosas ni restringirá las actividades religiosas, y podrán seguir dirigiendo escuelas y servicios sociales".

La relación con la Santa Sede

El cardenal Tong también explicó que la relación entre la Diócesis de Hong Kong y la Santa Sede "puede ser una fuente de preocupación para muchas personas". Sin embargo, el purpurado explicó que este "vínculo" debe "ser visto como un asunto interno de la Iglesia Católica", más que como una "colusión con fuerzas extranjeras".

En cuanto a la relación entre la misma China y la Santa Sede, el Cardenal Tong destacó que "ha habido intercambios amistosos entre China y la Santa Sede, y nuestra Iglesia se centra en la dimensión espiritual y el cuidado pastoral de los feligreses".

02 julio 2020, 12:00