Buscar

Vatican News
Monseñor Luis José Rueda Aparicio, Colombia Monseñor Luis José Rueda Aparicio, Colombia 

Rueda Aparicio: Dios nos permita ser misioneros al estilo de Bernabé

Tuvo lugar este jueves 11 de junio, en la memoria de San Bernabé, la posesión canónica del nuevo arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia, monseñor Luis José Rueda Aparicio. “Sigamos sirviendo a nuestro pueblo con pasión evangelizadora”, animó.

"Vengo a caminar con ustedes, a orar con ustedes y, cuando Dios me conceda, vengo a morir con ustedes": palabras del nuevo Arzobispo Metropolitano de Bogotá, monseñor Luis José Rueda Aparicio, quien, en la memoria de San Bernabé este jueves 11 de junio, recibió de manos del Nuncio Apostólico, monseñor Luis Mariano Montemayor, el palio episcopal convirtiéndose en el 41º primado de Colombia en ocupar este cargo.

La ceremonia tuvo lugar en la Catedral Primada de Colombia y contó con la presencia, entre otros, de S.E. el cardenal Rubén Salazar Gómez, los obispos auxiliares de Bogotá, monseñor Luis Manuel Alí Herrera y monseñor Pedro Manuel Salamanca Mantilla, y algunos presbíteros miembros del Colegio de Consultores.

Ser misioneros al estilo de Bernabé

El prelado desarrolló su homilía a partir de la figura de San Bernabé, “modelo para la Iglesia y para el creyente”.

En nuestro tiempo hombres y mujeres somos enviados a testimoniar el Evangelio en la sociedad. Nos urge a todos retomar con alegría cada día y en cada momento el ardor de la espiritualidad de comunión misionera, la pasión evangelizadora.

Bernabé, “maravilloso testimonio de fraternidad y confianza”, dijo Monseñor Rueda, "confió en Pablo, salió a Tarso en su búsqueda, lo presentó a la iglesia de Jerusalén y fue garante de su vida nueva, de su genuina conversión":

También hoy el Señor nos pide Buscar a los alejados, a acercarnos a los que se han ido, a acompañar a los que están solos, a ayudar a los que se han equivocado, perdonar a los que nos han hecho daño.

“Bernabé era un hombre bueno, lleno del Espíritu Santo y de fe: son tres cualidades que manifiesta el texto de los Hechos de los Apóstoles”, añadió el primado, quien señaló la necesidad de “dejarnos llenar y dejarnos guiar por el Espíritu Santo en cada instante de nuestra vida”, para que nuestra fe “se haga viva y operante, para que nuestra bondad se manifieste, para que podamos ser Sacramento de Dios en el mundo”.

El Señor necesita de nuestras manos, de nuestra inteligencia, de nuestro ser, para que su amor se haga visible en un momento tan difícil como el que vive el mundo nuestra ciudad, la nación:  Dios nos permita ser a todos misioneros al estilo de Bernabé.

456 años de historia de la Iglesia en Bogotá

El nuevo arzobispo de Bogotá, contempló con gratitud "la obra de Dios realizada en estos 456 años de historia de la Iglesia en Bogotá":

Es la certeza de que otros han arado el terreno, han sembrado la buena semilla del Evangelio, han abonado y cultivado esta viña del Señor desde su nacimiento como Iglesia particular.

Contemplo una línea Apostólica de 40 señores arzobispos servidores de la Iglesia y de las sociedades, sobresalientes por el celo Pastoral y por su santidad.

Un desafío asumido en la fe

Dirigiéndose al cardenal Rubén Salazar Gómez, quien guiara la arquidiócesis durante un decenio, Mons. Rueda afirmó:

Señor cardenal: es un honor sacerdotal sucederlo, pero es un gran desafío que lo asumo en la fe, en la confianza de que el Señor guía su pueblo.

Mons. Rueda pidió vivir el servicio fraterno con alegría y construir el Reino de Dios con fe y humildad. “Sigamos sirviendo a nuestro pueblo, sirvamos con pasión evangelizadora”, animó, y aseguró:  

"Vengo a caminar con ustedes, a orar con ustedes, y cuando Dios me conceda, vengo a morir con ustedes”.

12 junio 2020, 16:28