Buscar

Vatican News
El Salvador salud virus obispos llamamiento diálogo Trabajadores gubernamentales y voluntarios almacenan y distribuyen paquetes con alimentos que serán entregados a las familias necesitadas durante la pandemia de coronavirus.  (AFP or licensors)

El Salvador. Obispos llaman a autoridades al diálogo para salir de la crisis por el Covid

En la solemnidad de Pentecostés los Obispos de El Salvador envían al pueblo un mensaje de esperanza y cercanía en este tiempo de pandemia y exhortan a las autoridades a un diálogo corresponsable que posibilite la toma de decisiones para afrontar la crisis nacional.

Alina Tufani – Ciudad del Vaticano

“Este es el pensamiento fundamental de mi predicación: nada me importa tanto como la vida humana”. Inspirados en esta frase de San Oscar Romero, que "mantiene toda su actualidad", los obispos de El Salvador, en la solemnidad de Pentecostés dirigen un mensaje de esperanza y cercanía en este tiempo de prueba ante la crisis provocada por la pandemia de Covid-19. "Porque a la Iglesia nada le importa tanto como la vida humana - escriben los obispos - denunció durante los años de la guerra los atropellos a la dignidad de la persona humana y anunció sin descanso el plan del Padre: reconciliar a los hombres con Dios y entre sí”.

En su mensaje, el episcopado reconoce que la pandemia de coronavirus ha puesto en evidencia las fragilidades del Estado. “Cuánto nos falta como país para conseguir una vida digna para cada ciudadano” afirman los obispos ante las consecuencias de la pandemia sobre los sectores más vulnerables del país. “Los despidos, el desempleo, el hambre, la falta de trabajo amenazan a muchos de nuestros compatriotas” denuncian los obispos. Y ante esta realidad, llaman especialmente a “los dirigentes y a la empresa privada”, a comprometerse para que nadie se quede al margen de la vida nacional.

En particular, el episcopado exhorta a los políticos a terminar con el conflicto al que han tenido que “asistir impotentes” entre el poder Ejecutivo y la Asamblea Legislativa. “Haciendo eco al sentir de nuestro pueblo – expresan los obispos - elevamos nuestra voz para hacer un llamado a las Autoridades del Estado, tanto del poder Ejecutivo, como el Legislativo y Judicial al diálogo. Diálogo que debe ser sincero, abierto y corresponsable, que posibilite efectivamente tomar las mejores decisiones en su compromiso de hacer frente a esta gran crisis nacional, en favor la vida del pueblo, principalmente de los más pobres y vulnerables”.

A pesar de la crisis que atraviesa el país, los obispos en su mensaje recuerdan que se trata de un Pentecostés especial para la Iglesia salvadoreña, que en vísperas de esta solemnidad, recibe la “alegre noticia” del decreto de reconocimiento del martirio del fraile franciscano, Padre Cosme Spessotto, asesinado en 1980, en medio del conflicto armado. “Es una gracia que anima a los fieles, y les invita a perseverar en la oración y la caridad, en esta situación crítica de pandemia”- afirma el mensaje. Una Iglesia “bella, sin mancha ni arruga” – dicen los obispos – “que sigue produciendo frutos de santidad”.

Un Pentecostés en el que los obispos salvadoreños han visto la acción del Espíritu de Dios en la historia, a través de las personas, que en estos tiempos de crisis han mostrado sus mejores actitudes: “Felicitamos la actitud del personal médico y sanitario que con tanto heroísmo atienden a los enfermos, luchando contra el coronavirus. Felicitamos todos los esfuerzos que se hacen también para ayudar a nuestros hermanos más pobres, la preocupación por el hermano de al lado, el cuidado de los ancianos y los niños”.

Los obispos también agradecen los esfuerzos de los sacerdotes y religiosos que brindan apoyo pastoral en el marco de la pandemia y los invitan a irse preparando para la reapertura de los templos. “Durante este tiempo de pandemia hemos vivido la fuerte experiencia de la Iglesia doméstica y hemos añorado el momento de podernos reunir en comunidad para celebrar la fracción del pan, orar unos por otros y animarnos mutuamente para continuar la misión de Jesucristo en profunda comunión”.

Por último, el episcopado invita a rezar para que Dios les conceda a todos, y también a los dirigentes, la gracia de la comunión y el diálogo. “De esta manera – concluyen” seremos un solo pueblo que busca vivir en paz, en fraternidad y en unidad.

01 junio 2020, 15:32