Buscar

Vatican News
La Iglesia en Bolivia responde a la emergencia por coronavirus con  143 obras de salud. La Iglesia en Bolivia responde a la emergencia por coronavirus con 143 obras de salud. 

La Iglesia en Bolivia crea un “hospital de Campaña” gracias a 143 obras

“Voces Católicas Bolivia” lleva a cabo un sondeo sobre las obras de salud que está llevando a cabo la Iglesia Católica en el país y pide que se elimine el prejuicio de que la Iglesia maneja mucho dinero, ya que la realidad es que más bien “se ve desbordada” y en necesidad de estirar la mano para pedir limosna”.

Ciudad del Vaticano

Farmacias, dispensarios y centros de salud hasta llegar a un total de 143 obras de salud. Es este el aporte que la Iglesia católica en Bolivia ha realizado en este tiempo de pandemia para aliviar los problemas de salud de la población más pobre a lo largo y ancho del país dando lugar a un “hospital de campaña”.

Gracias a un sondeo que ha llevado a cabo “Voces Católicas Bolivia” ha podido conocer las experiencias, problemáticas y expectativas que atraviesan algunos hospitales católicos de distintas jurisdicciones eclesiásticas del país: Desde cómo luchan para colaborar con la población y con las instituciones de los gobiernos hasta como superan las tremendas limitaciones de materiales y de personal.

El abordaje ha consistido en un sondeo sobre algunos aspectos del hospital relacionados con la pandemia del coronavirus. Una de las personas encargadas de recoger la información ha sido Isabel Irazoque, miembro de Voces Católicas Bolivia. Isabel destaca, en primer lugar, la gran disponibilidad de directivos y personal de estas obras y ha constatado de primera mano el compromiso y la vocación de estas personas, a pesar del alto riesgo de contagio por covid-19 para ellos y sus familiares.

También pone de relieve que es importantísimo “ejercer un profundo sentido de responsabilidad frente a la pandemia, porque ningún esfuerzo de equipamiento o infraestructura podrá responder a un contagio masivo” y enumera diversas situaciones de necesidad de estos centros, como lo son el precario equipamiento en implementos de bioseguridad y el sostenimiento de estas obras, sobre todo en lo que se refiere al pago de personal y de servicios, puesto que sus ingresos han disminuido significativamente.

Por último, Isabel Irazoque asegura que este acercamiento a los hospitales le ha mostrado que esta pandemia “ha sacado lo mejor de muchas personas” y pide que se elimine ese prejuicio de que “la Iglesia maneja mucho dinero” ya que la realidad es que la Iglesia más bien “se ve desbordada” y “en la necesidad de estirar la mano para pedir la limosna de personas de buena voluntad porque los recursos con los que cuenta son insuficientes”.

05 junio 2020, 16:30