Buscar

Vatican News
automóviles fila  Jornada de responsabilidad Tráfico España Automóviles en fila en la autopista  (ANSA)

5 de julio: España celebra la LII Jornada de Responsabilidad en el Tráfico

Con ocasión de la celebración de la 52° Jornada de Responsabilidad en el Tráfico, los obispos de la Conferencia Episcopal Española envían un cordial saludo a todos los relacionados con la movilidad humana y recuerdan la necesidad de una acción educativa que conciencie más sobre las responsabilidades que se tienen sobre quienes viajan al lado.

Roberta Barbi - Vatican News

Bajo el lema “El transporte y la movilidad: creadores de trabajo y contribución al bien común” el Departamento de la Pastoral de la Carretera de la Conferencia Episcopal Española promueve también este año para el 5 de julio próximo,  la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico, en el Día de San Cristóbal, patrón de los conductores.

En coincidencia con el comienzo de los desplazamientos masivos debidos a las vacaciones estivas, los obispos, a través del sitio web del episcopado, envían un cordial saludo a todas las personas que están relacionadas con la movilidad humana y la seguridad vial. En su Mensaje, enviado para la ocasión, los prelados destacan que el transporte y la movilidad humana generan muchos puestos de trabajo que se han visto afectados por la crisis del coronavirus: “Han sido meses en que muchos vehículos han tenido que estar parados por el Covid-19. En muchos hogares no ha habido ingresos, pero sí muchas pérdidas económicas para muchas personas. Rezamos por todos ellas”, señalan.

“Este año, la siempre festiva y sonora celebración tendrá seguramente un carácter distinto, debido a la pandemia del coronavirus y a la crisis laboral y económica que padecemos, y que afecta de lleno al transporte” – se lee en el mensaje de la Conferencia Episcopal Española. “En el mes de julio, numerosas familias suelen iniciar las vacaciones veraniegas con masivos desplazamientos a sus lugares de descanso. Con este motivo, os hacemos llegar nuestro cordial saludo a todos los que estáis relacionados con la movilidad humana y la seguridad vial: camioneros, taxistas, conductores de autobuses, de ambulancias, bomberos, guardia civil y policía de tráfico, cofradías de san Cristóbal, asociaciones de transportistas, motoristas, ciclistas".

El lema de la Jornada

El lema de la Jornada de este año es tomado del Evangelio de Mateo: “Jesús recorría las ciudades y pueblos” y quiere mostrar cómo Jesús iba enseñando por las sinagogas, “proclamando el Evangelio del Reino y curanto toda enfermedad y dolencia”.

“Jesús no es el típico charlatán de ‘consejos vendo que para mí no tengo’, sino que, a la palabra, unía los hechos: curaba toda enfermedad y dolencia porque Dios estaba con él”, explican los obispos. “Eso significa, aplicado a nosotros, no pasar indiferente ante los problemas y limitaciones de quienes se cruzan en nuestro camino. Significa escuchar, decir una palabra de aliento, curar heridas. Significa tejer relaciones fraternas. Significa, en definitiva, amar, porque, como nos dice san Juan, ‘todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor’”.

Conducir bien es un acto moral

“Pasar haciendo el bien,  a pesar del estrés y la tensión que conlleva  a veces  el trabajo,  no es fácil; pero tampoco imposible si uno se empeña, cada día, en ser artesano del bien común”, como nos quiere el Papa Francisco - precisan.  “Conducir,  y  conducir bien,  es  un modo de  ejercitar el sentido de responsabilidad y la caridad, es un acto moral; implica,  como decíamos  en  el mensaje del año pasado,  que ‘no hagas a nadie lo que tú aborreces’. La forma en que conducimos – afirman los prelados – es una expresión de nuestra bondad; lo es el autocontrol, no la ley de la selva”.

Conducir bien, según los obispos españoles, implica cuidar  “la vida y la salud física”, que “son bienes preciosos confiados por Dios”. Por ello, instan a “cuidar de ellos racionalmente teniendo en cuenta las necesidades de los demás y el bien común. A la luz de estas palabras del Catecismo de la Iglesia Católica, podemos entender lo importante que ha de ser para todos los conductores la corresponsabilidad y alcanzar la total seguridad vial en nuestras carreteras. Conseguir este fin es tarea de todos. El tráfico es una realidad de la vida de cada día y sus efectos sobre la vida de muchas personas pueden ser dramáticos”.

No bastan sanciones, es necesaria educación

“En España, durante los últimos años, vemos con agrado que los accidentes graves de circulación, así como los muertos en carretera, van disminuyendo, pero sigue habiendo demasiado dolor y muerte. Con un mayor empeño de todos, podemos evitarlo en gran medida”. "Para incrementar la seguridad no bastan las sanciones, sino que se necesita una acción educativa que conciencie más sobre las responsabilidades que se tienen sobre quienes viajan al lado", subrayan los obispos de la CEE, refiriéndose una vez más a un pensamiento del Papa Francisco.

“A la Virgen Santísima de la Prudencia y a san Cristóbal, elevamos nuestras súplicas y oraciones, para que os acompañen y guíen a todos los conductores a fin de que lleguéis felizmente, cada día, a vuestro destino” concluyen los obispos en el Mensaje.

17 junio 2020, 14:05