Buscar

Vatican News
Cardenal Juan José Omella Memoria actividades El cardenal Juan José Omella y Omella, Presidente de la Conferencia Episcopal Española 

España. Millones de personas se benefician de la presencia de la Iglesia

Mediante una rueda de prensa “on line”, la Conferencia episcopal española (CEE) presentó ayer su Memoria Anual de Actividades 2018, como demostración de su compromiso de transparencia en el uso de los recursos económicos que recibe la Iglesia.

Alina Tufani - Vatican News

Un sincero agradecimiento a todas las personas que sostienen con su tiempo, con su oración, con su trabajo o con su aportación voluntaria la labor de la Iglesia en España fue reiterado nuevamente, ayer, por la Conferencia episcopal española (CEE) durante la presentación de la Memoria de Actividades de la Iglesia 2018. Con el secretario general del episcopado, monseñor Luis Argüello como moderador, en la rueda de prensa “on line”, participó también la directora de la Oficina de Transparencia, Ester Martín y se presentaron tres testimonios de personas que han trabajado con y para la iglesia en diversos ámbitos eclesiales y sociales.  

El Cardenal Juan José Omella, Presidente de la CEE escribe en la presentación de la Memoria que este documento permite “hacerse una idea cabal de la amplitud y variedad de tareas que nacen de la fe vivida por el pueblo cristiano, una fe que actúa mediante la caridad y sostiene la esperanza del mundo, como estamos teniendo la oportunidad de comprobar en estos meses de crisis provocada por la pandemia de la Covid 19”.  Con este espíritu, la Memoria se presenta como demostración de “transparencia” en el uso de los recursos económicos que recibe la Iglesia, el cual se expresa con el gran número de actividades de la Iglesia católica en sus diversos ámbitos y desde las diversas realidades que forman parte de ella: diócesis, instituciones de la vida consagrada y el resto de entidades religiosas (asociaciones, fundaciones, cofradías, hermandades, etc.).

A mediados del mes de mayo, en una rueda de prensa virtual, la CEE informó que la suma recaudada en la Declaración de la Renta de 2018, a favor de la Iglesia, fue de 285.225.797 euros con aumentó en un 6, 37 por ciento más que año anterior. En esta ocasión, se presentan las actividades realizadas con dichos recursos por las 70 diócesis, 22.997 parroquias, 409 institutos religiosos, 783 monasterios, 13.149 entidades religiosas y asociaciones de fieles que promueven múltiples iniciativas y 86 asociaciones y movimientos de laicos de ámbito nacional.

Partiendo de la primera misión de la Iglesia, el anuncio del Evangelio y el cuidado de los fieles, las cifras más significativas que aporta la Memoria de Actividades son las celebraciones de los sacramentos:  193.394 bautizos, 222.345 celebraciones de la primera comunión, 129.171 confirmaciones, 41.975 matrimonios, 25.663 unciones de enfermos, 8,33 millones de personas van a Misa regularmente. Además, de las casi 9,5 celebraciones eucarísticas, la preparación de los sacramentos en catequesis, convivencias, retiros y las celebraciones de los mismos supusieron 45,2 millones de horas dedicadas a la actividad pastoral por parte de laicos, religiosos y sacerdotes. El documento no deja de lado a los 10.939 misioneros que anuncian el Evangelio en los cinco continentes y las 548 familias en misión.

En su acercamiento a los más necesitados a través de miles de personas que voluntariamente entregan parte de su tiempo a los más pobres, la Iglesia española cuenta con 9.119 centros sociales y asistenciales, en los que fueron atendidas 4.095.346 personas durante 2018. Igualmente, son muchas las instituciones y ONG vinculadas con la Iglesia que desarrollan estas labores en todos campos. Dos especialmente significativas son Cáritas, con 84.551 voluntarios y 5.671 trabajadores que beneficiaron a 2,68 millones de personas; y Manos Unidas, con 5.347 voluntarios que afrontaron 564 nuevos proyectos en los que beneficiaron a 1,42 millones de personas.

El acompañamiento y cercanía de la iglesia con las personas que sufren también comprende particularmente dos áreas sensibles como la pastoral de la salud, que cuenta con 20.288 voluntarios en 2.759 parroquias y acompañan a 176.276 enfermos; y la pastoral penitenciaria que reúne a 2.755 voluntarios que desarrollan 916 programas con los reclusos atendiendo a más de 21.000 personas.

La formación integral de las personas en todas las edades y dimensiones humanas es también una actividad fundamental de la Iglesia católica en España. Para ello, cuenta con 2.586 centros católicos que dan clases a 1,52 millones de alumnos. En dichas instituciones trabajan 130.448 personas, de los que 106.005 son docentes. Particularmente importantes son los 2.455 centros católicos concertados que ahorran al Estado 3.531 millones de euros. A estos se suman 429 centros de educación especial con 11.710 alumnos. También en el ámbito educativo, la asignatura de religión - expresión del derecho de los padres a elegir el tipo de formación que se da a sus hijos – alcanza a 3.303.193 alumnos inscritos como materia electiva. En cambio, en el ámbito universitario son 15 las universidades vinculadas con la Iglesia que reúnen a 115.050 alumnos en grados y postgrados.

El patrimonio material e inmaterial de Iglesia en España se hace visible en numerosos bienes muebles e inmuebles que suponen una riqueza cultural para toda la sociedad y que tiene también una gran repercusión económica, especialmente en el área de la cultural y el turismo.  Los bienes inmuebles de interés cultural son 3.096 y 616 santuarios. Casi todos enmarcados en 409 celebraciones y fiestas religiosas, de las cuales 42 son de interés turístico internacional y 92 de interés turístico nacional. En este contexto, se cuenta también las peregrinaciones, como, por ejemplo, el Camino de Santiago que en 2018 fue recorrido por 327.378 peregrinos.

“La gran familia que es la Iglesia no pretende privilegio alguno, sino libertad para desarrollar su misión” afirma el cardenal Omella en la presentación de la Memoria.  “La Iglesia sabe que es portadora de un tesoro que viene de su Señor, pero está llamada a comunicarlo a través de las manos, la inteligencia y el corazón de hombres y mujeres que caminan en la historia", concluye el presidente del episcopado.

06 junio 2020, 14:51