Buscar

Vatican News

Padre Adolfo Nicolás, una persona con profunda vida espiritual

Adolfo Nicolás, S.J., el 30º superior general de la Compañía de Jesús, murió en Tokio, Japón, el 20 de mayo. Tenía 84 años. Este artículo fue publicado por Edward W. Schmidt, S.J. con el título: "Former Jesuit superior general Adolfo Nicolás has died in Tokyo", en la Revista americamagazine.org el pasado 20 de mayo.

El Padre Nicolás sirvió a la misión de la Compañía de Jesús en una variedad de ministerios. Fue un académico que enseñó teología en Japón y fue también el director del Instituto de Pastoral de Asia Oriental en el Ateneo de Manila en Filipinas.

Una persona de espíritu alegre y servicio

Su sucesor, el Padre Sosa, lo recordaba como "una persona con un espíritu de alegre servicio a los demás, sonriendo en medio de un trabajo realizado bajo presión".

"Como superior general," dijo el Padre Sosa, "trajo a la Sociedad su profunda vocación misionera que nos ayudó a ver la universalidad de la misión desde la perspectiva y la pasión de presentar la Buena Nueva en todos los rincones del mundo."

Según el Padre Sosa, el Padre Nicolás "nunca se cansó de recordarnos la profundidad de la vida espiritual y la profundidad intelectual como características de la vocación de la Sociedad... Optó por las preferencias apostólicas universales y promovió la reestructuración de la Sociedad para adaptarse a las nuevas realidades del mundo y de nuestro cuerpo apostólico.

"Nunca perdió de vista los desafíos apostólicos de los crecientes flujos migratorios y la urgencia de atender a los refugiados", recordó el Padre Sosa. "China y el continente africano siempre estuvieron entre sus prioridades. El servicio a la Iglesia a través de [las comunidades de la Sociedad] y de las obras interprovinciales de Roma fue confirmado y renovado durante su tiempo como superior general. En resumen, la Sociedad siempre estará agradecida al Señor por el don que ha sido Adolfo Nicolás".

"El Padre Nicolás era un sacerdote gentil y compasivo que tenía una amplia experiencia en el trabajo con otras culturas, así como un profundo sentido de la espiritualidad jesuita e ignaciana", dijo James Martin, S.J., el editor en general de América, "todo lo cual lo convirtió en un sabio, querido y eficaz superior general".

"Su consejo a los jesuitas de que se esforzaran por alcanzar la 'profundidad' me impresionó profundamente y sigue influyendo en mi vocación jesuita", dijo el Padre Martin. "En persona, el Padre Nicolás también fue cálido y acogedor. Que descanse en paz con el Dios al que sirvió durante tanto tiempo."

Durante su larga carrera, el Padre Nicolás sirvió en la administración jesuita como rector de la escuela de teología de Tokio, como provincial de la Provincia del Japón y como moderador de la Conferencia Jesuita de Provinciales de Asia Oriental y Oceanía, con su oficina en Filipinas. En 2008, la 35ª congregación general de los jesuitas lo eligió como 30º superior general de la orden.

Esa congregación fue convocada por el anterior superior general, Peter-Hans Kolvenbach, S.J., quien expresó su deseo de retirarse del cargo al cumplir los 80 años de edad. Las provincias jesuitas de todo el mundo eligieron a sus delegados asignados, que se reunieron en Roma en enero.

Los delegados aceptaron la dimisión del Padre Kolvenbach y se pusieron manos a la obra para elegir a su sucesor. Siguiendo la práctica habitual, durante un par de días los delegados hablaron entre ellos, rezando para que les guiaran.

La amplia experiencia internacional del Padre Nicolás y sus grandes habilidades administrativas lo hacían uno de los candidatos probables para el puesto de superior general. A esto se sumaba su fuerte identidad jesuita y su sentido de la misión.

Superior General

Los delegados lo eligieron superior general en la segunda votación. Al igual que sus dos predecesores inmediatos, era un europeo que había ido en misión y pasó gran parte de su vida jesuita en Asia: Pedro Arrupe, S.J., había servido en Japón y el Padre Kolvenbach en el Líbano.

Su elección como general suscitó una gran reacción positiva entre quienes lo conocieron en el Japón y Filipinas. En su edición del 4 de febrero de 2008, América citó al jesuita filipino Ben Nebres, presidente de la Universidad Ateneo de Manila y miembro de la congregación general, quien dijo: "Cuando pienso en él, los sentimientos que surgen son de afecto y amistad. El Padre Nico es muchas cosas, pero sobre todo es un compañero y un amigo".

El Padre Nicolás había enseñado a muchos miembros de la orden Salesiana en la Universidad de Sofía, además de servir como su moderador de tesis o director espiritual. Un joven salesiano que trabajaba con él en un programa juvenil lo describió como jinkaku-sha, "un hombre de carácter", un gran cumplido en Japón.

Formar pensadores críticos

El Padre Nicolás quería que las escuelas jesuitas fueran diferentes, que fueran profundas, que formaran pensadores críticos. También quería que toda la Compañía de Jesús estuviera abierta a aprender de Asia y de los pueblos de las "fronteras".

Adolfo Nicolás Pachón nació el 29 de abril de 1936 en Villamuriel de Cerrato, en el norte de España. En 1953, entró en el noviciado de los jesuitas en Aranjuez. En 1960, después de estudiar filosofía en la Universidad de Alcalá, se trasladó a Japón, donde estudió primero la lengua japonesa y luego la teología en la Universidad de Sofía en Tokio. Fue ordenado sacerdote en marzo de 1967.

Al año siguiente regresó a Europa para estudiar teología durante tres años más en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Después de recibir su doctorado en 1971, volvió a la Universidad de Sofía como profesor de teología sistemática hasta 1991, con una interrupción de su mandato como director del Instituto de Pastoral de Asia Oriental en Quezon City, cerca de Manila (1978-84).

También asistió a los jesuitas en Corea en la transición del liderazgo de los jesuitas estadounidenses a los jesuitas locales. En 1991, el Padre Nicolás fue nombrado rector de la escuela de teología de Tokio, supervisando así la educación y formación de los jóvenes que se preparaban para la ordenación.

Ocupó este cargo hasta 1993, cuando fue nombrado superior provincial de los jesuitas en Japón. Estuvo seis años en este cargo y luego pasó cuatro años trabajando entre inmigrantes pobres en Tokio. Después, en 2004, fue nombrado moderador de la conferencia de provinciales jesuitas para Asia Oriental y Oceanía; esta conferencia incluye a Australia, China, Timor Oriental, Japón, Corea, Micronesia y Myanmar. Su sede está en Manila.

Unos meses después de su elección como superior, el Padre Nicolás habló con periodistas jesuitas:

¿Qué espero de los jesuitas? Si trato de poner las cosas en una idea o una frase, diría que espero realmente que nos insertemos profundamente en lo que hacemos -sea trabajo pastoral, educación, investigación, espiritualidad-, no en términos de éxito o en términos de factores exteriores. Cualquiera que sea el tema que abordemos, incluso aquellas cuestiones sobre las que a veces la gente se siente tan incómoda (como las relaciones con la jerarquía local), si podemos profundizar lo suficiente en ello, podemos encontrar tantas posibilidades de cooperación, de ayuda a la gente, porque en lo más profundo de nosotros mismos encontramos al Señor que inspira nuestro mejor servicio a los demás. Pedir a los jesuitas que profundicen en los temas y que profundicen en el discernimiento sobre cuáles son las posibilidades y cómo podemos servir mejor, esa será mi parte clave y central.

Contra la “Globalización de la superficialidad”

Alentó la creatividad entre sus hermanos jesuitas al adaptarse a los contextos cambiantes de su ministerio. En abril de 2010, hablando en México en un encuentro internacional de educadores en escuelas jesuitas, advirtió sobre la "globalización de la superficialidad":

Cuando se puede acceder a tanta información tan rápidamente y sin dolor; cuando se puede expresar y publicar al mundo las reacciones de uno de forma tan inmediata y tan irreflexiva en los propios blogs o micro-blogs; cuando la última columna de opinión del New York Times o de El País, o el más reciente vídeo viral, puede difundirse tan rápidamente a personas que se encuentran a medio mundo de distancia, moldeando sus percepciones y sentimientos, entonces el trabajo laborioso y minucioso del pensamiento serio y crítico suele sufrir un cortocircuito.

Quería que las escuelas jesuitas fueran diferentes, que fueran profundas, que formaran pensadores críticos. También quería que toda la Compañía de Jesús estuviera abierta a aprender de Asia y de los pueblos de las "fronteras", un temprano modelo jesuita de los días de Francisco Javier, Matteo Ricci y otros.

El Padre Nicolás fue un ejemplo de sabiduría derivada de su imaginación y sus años de trabajo en Asia, dijo el Padre Lombardi, lo que le dio una amplia perspectiva.

Durante ocho años y medio, el Padre Nicolás gobernó la Compañía de Jesús desde su oficina en Roma, nombrando superiores, ocupándose de los retos administrativos que planteaban las provincias reestructuradas, escribiendo cartas y dirigiéndose a los grupos. También viajó por todo el mundo, animando a los ministerios locales, aprendiendo sobre cuestiones locales sobre el terreno, reuniéndose con jesuitas ocupados con sus ministerios locales.

El 13 de marzo de 2013, un cónclave papal eligió al cardenal Jorge Mario Bergoglio como primer papa jesuita. El Padre Nicolás, que lo conocía desde hace más de dos décadas, emitió una declaración a la Sociedad al día siguiente dando "gracias a Dios" por su elección, que, dijo, "abre a la Iglesia un camino lleno de esperanza".

Francisco lo invitó a Santa Marta el 17 de marzo para una reunión privada y luego le pidió que concelebrara la misa de inauguración del pontificado el 19 de marzo. Permanecieron en estrecho contacto mientras el Padre Nicolás era superior general, y se reunieron por última vez en Tokio en noviembre de 2019, cuando Francisco visitó Japón.

En 2015, el Padre Nicolás anunció su intención de convocar una congregación general en la que presentaría su renuncia al cumplir los 80 años. En octubre de 2016, la congregación se reunió, aceptó la renuncia y procedió a elegir al Padre Sosa como su sucesor.

Renuncia como Superior General

La mañana de la renuncia, Federico Lombardi, S.J., leyó a la congregación una expresión de gratitud por el servicio del Padre Nicolás. Le agradeció en primer lugar por la persona que era, por su cordialidad, su humor, su sonrisa. Fue un ejemplo de sabiduría derivada de su imaginación y de sus años de trabajo en Asia, dijo el Padre Lombardi, lo que le dio una amplia perspectiva.

El Padre Nicolás regresó a las Filipinas en su retiro. Vivió en la comunidad de los escolásticos, donde rápidamente se convirtió en una presencia muy querida. Se enfrentó al deterioro de la salud con serenidad y gracia. Uno de los escolásticos de allí, Robbie Paraan, reflexionó sobre lo que su presencia llegó a significar para los jóvenes.

Recordó al Padre Nico, como siempre se le llamó allí, "dirigiéndose a nosotros los escolásticos en una de nuestras reuniones mensuales de la comunidad... Esperaba que nos dijera que estudiáramos más... o quizás que mencionara su constante estribillo como general para ser personas de profundidad. Pero su primer mensaje oficial fue sorprendentemente simple, aunque, sabiendo quién lo dijo, fue de gran sabiduría: "Sé tú mismo, pero deja que Cristo toque este yo".

El Padre Nicolás siguió siendo una inspiración en el retiro, un fiel jesuita en esta nueva misión de envejecer con gracia.

El Padre Sosa, en su carta anunciando la muerte de su predecesor, dijo: "La mejor manera de recordar al Padre Adolfo Nicolás puede ser con una breve oración, escrita de su puño y letra después de un retiro de ocho días con su Consejo General en 2011, Ejercicios que tuve el privilegio de acompañar. Muchos meses después de esos Ejercicios, algunas reuniones del Consejo comenzaron con esta oración, que surgió de la meditación personal del Padre Nicolás sobre la pesca milagrosa narrada por San Juan en el capítulo 21. Es una excelente síntesis de su persona y de su espiritualidad":

Señor Jesús,

¿Qué debilidades vio en nosotros que le hicieron decidir llamarnos, a pesar de todo, a colaborar en su misión?

Te damos las gracias por habernos llamado, y te rogamos que no olvides tu promesa de estar con nosotros hasta el final de los tiempos.

A menudo nos invade la sensación de haber trabajado toda la noche en vano, olvidando, tal vez, que estás con nosotros.

Te pedimos que te hagas presente en nuestras vidas y en nuestro trabajo, hoy, mañana y en el futuro que está por venir.

Llena de tu amor estas vidas nuestras, que ponemos a tu servicio.

Quita de nuestros corazones el egoísmo de pensar en lo "nuestro", en lo "mío", siempre excluyente, falto de compasión y alegría.

Ilumina nuestras mentes y nuestros corazones, y no olvides hacernos sonreír cuando las cosas no salen como deseamos.

Al final del día, de cada uno de nuestros días, haz que nos sintamos más unidos a ti y que podamos percibir y descubrir a nuestro alrededor una mayor alegría y una mayor esperanza.

Todo esto lo pedimos desde nuestra realidad. Somos hombres débiles y pecadores, pero somos tus amigos. Amén.

El Padre Sosa concluyó: "La lectura de esta oración revela al verdadero Adolfo: un hombre sabio, humilde y libre; entregado total y generosamente al servicio; conmovido por los que sufren en el mundo, pero al mismo tiempo desbordante de esperanza, que se nutre de su fe en el Señor Resucitado; un excelente amigo, al que le gustaba reír y hacer reír a los demás; un hombre de Evangelio. Es una bendición haberle conocido.

"Mientras rezamos por su eterna felicidad con el Señor, a quien sirvió tan bien, pedimos poder seguir sirviendo a la misión como él lo hizo, con bondad, generosidad y alegría".

Fuente: americamagazine.org

22 mayo 2020, 12:04