Buscar

Vatican News
Mensaje de los Obispos de Nicaragua al pueblo fiel de Dios. Mensaje de los Obispos de Nicaragua al pueblo fiel de Dios.  (AFP or licensors)

Obispos de Nicaragua: “En esta crisis pandémica rezar te dará paz y fuerza”

Los obispos de Nicaragua envían un mensaje a todo el Pueblo de Dios y a las personas de buena voluntad con motivo de la amenaza que sufre el país debido a la pandemia por Covid-19, que agrava aún más la vulnerable situación del país, envuelto ya en una crisis sociopolítica.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Nicaragua ya enfrentaba un frágil y vulnerable sistema de salud pública. Ahora, el covid-19 lo ha terminado de colapsar. El rápido avance de contagios es evidente; por desgracia también el número de muertes. Los ciudadanos se encuentran entre incertidumbre, dolor y muerte. La situación la agrava aún más “el silencio del Estado” escriben los obispos del país, y la “desinformación sobre el avance de la epidemia”.

Frente a esta tragedia mundial, nacional y familiar, la respuesta de la Iglesia en Nicaragua es apostar por la vida: “Nada es más importante que la vida, la vida por encima de todo”, escriben. Además, invitan a “permanecer unidos”, porque solo vivos y unidos podrán enfrentar “los problemas y los retos” e instan a los fieles a continuar guardando el distanciamiento social; acto de “responsabilidad y amor”. “Lo más importante ahora es proteger la vida y que cada uno haga lo que sea necesario y posible para preservar y proteger la vida de los otros, los más fuertes, generosos y compasivos cargar con los más débiles; los que disponen de riquezas multipliquen sus obras de misericordia para compartir con los que no tienen nada, cuiden con esmero de proteger a hombres y mujeres que trabajan en empresas de producción e instituciones de administración y de servicios; que todos sin excepción prioricemos el cuidado de la vida”. De hecho, piden que la vida este por encima de la “economía” y de cualquier “interés ideológico o político”.

No dudemos del amor de Dios por nosotros

Son tiempos difíciles y nosotros somos débiles. Pero esto no debe hacer que “dudemos del amor de Dios por nosotros” se lee en la nota. “Seamos fuertes en la fe e imploremos al Señor que nos aumente la fe”, dicen y continúan: “los seres humanos, somos personas tan frágiles que las crisis minan nuestras emociones y pensamientos, es por eso que la fe y la esperanza deben tomar su lugar ante la amenaza, de esa forma cuidamos también nuestras acciones”.

El primer enemigo a derrotar no está fuera de ti: está dentro

Retomando palabras del Papa Francisco “Confíen en Dios y confíen también en mí – dice Jesús – Dios no defrauda: si ha puesto una esperanza en nuestros corazones, no quiere destruirla con frustraciones continuas”, los obispos nicaragüenses aconsejan que no concedamos espacio a los pensamientos amargos y oscuros ni que escuchemos la voz de quien esparce odio y divisiones. “Los seres humanos, por muy diferentes que sean unos de otros, han sido creados para vivir juntos. Ama a las personas. Esa luz es la riqueza más grande confiada a tu vida. Y sobre todo, ¡sueña! No tengas miedo de soñar. ¡Sueña! Sueña con un mundo que todavía no se ve, pero que ciertamente vendrá. Vive, ama, sueña, cree. Y, con la gracia de Dios, no desesperes nunca”.

La pandemia cesará y nos surgirán preguntas

Los obispos explican que una vez superada la crisis, nos tocará preguntarnos ¿Qué lecciones aprendimos? ¿Qué significado seguirá teniendo Dios para mi vida? ¿Cuáles serán mis actitudes hacia otros de aquí en adelante?

“Estamos llamados a tener una actitud de conversión sobre nuestra manera de pensar, vivir y actuar, de acuerdo a la Buena Noticia de Jesucristo, siendo dóciles a sus enseñanzas bajo la acción del Espíritu Santo que ha derramado en nosotros desde nuestro bautismo”. De hecho, dicen, “ámense los unos a los otros” “es el mandamiento del camino de la salvación, expresar ese amor en obras, en acciones de justicia social y laboral, en mayores inversiones para reforzar los sistemas de salud, en la construcción de una economía en la que prevalezca sobre todo el bien común de la humanidad”.

Si estás abrumado: reza

“Esta crisis nos tensa a todos y nos exige un mayor esfuerzo” escriben los prelados, hasta el punto de que la tarea puede parecer abrumadora, sin embargo “nada es imposible para Dios”. Es por ello que su invitación final es a “fortalecer el espíritu perseverando en la oración” porque la oración – concluyen – “nos dará paz y fuerza para convertir el estrés en la fuerza que necesitamos para resolver esta situación”.

25 mayo 2020, 13:19