Buscar

Vatican News
Papa Francisco Monseñor Martin Irlanda pandemia invencibles Monseñor Martin con el Papa Francisco durante su Viaje Apostólico a Irlanda para el IX Encuentro Mundial de las Familias en Dublín en 2018.  (Vatican Media)

Irlanda, Monseñor Martin: “La pandemia nos ha enseñado que no somos invencibles"

En su homilía del domingo 10 de mayo, el Primado de Irlanda reflexionó sobre este tiempo de pandemia. "La vida es preciosa y frágil" – dijo – asegurando que "el amor y la familia son fundamentales para nuestra seguridad y bienestar”.

Davide Dionisi – Vatican News

"Nuestro confinamiento forzado y la limitación de nuestra libertad nos han recordado que no somos invencibles. Dependemos de los demás y sobre todo de Dios". Lo dijo este 10 de mayo durante su homilía Monseñor Eamon Martin, arzobispo de Armagh, administrador apostólico de la diócesis de Dromore y primado de toda Irlanda. "Las lecturas de hoy enfatizan palabras como confianza, esperanza, vida, amor, verdad. Palabras que deben consolar sobre todo a los enfermos, a los que sufren y a los que están hospitalizados lejos de sus seres queridos", dijo el prelado. Monseñor Martin aseguró que estaba "favorablemente impresionado en las últimas semanas por la generosidad de muchos feligreses que se han ofrecido como voluntarios para distribuir alimentos y medicinas". No han faltado llamadas a los que viven solos". El Arzobispo de Armagh relató que se encontró con los Caballeros de Malta y bendijo sus ambulancias. "Les he recomendado que apoyen a los trabajadores de la salud".

Hablando de la llamada Fase 2, el prelado reveló que las parroquias y las diócesis están desarrollando una hoja de ruta para reanudar las actividades. "Fue muy difícil para nosotros no poder reunirnos. Nos apoyamos en la comunión espiritual", explicó, añadió: "Me sorprende que se hable de una nueva normalidad, pero me pregunto: ¿Habré aprendido algo de esta crisis? ¿Cómo me ha cambiado la pandemia? Estoy seguro de que mucha gente se acercó a Dios durante este período y se dio cuenta de que sus vidas habían sido vividas superficialmente. La vida es preciosa y frágil", concluyó Mons. Martin, "el amor y la familia son fundamentales para nuestra seguridad y bienestar. No sólo es importante nuestra salud física, sino también nuestra salud mental y espiritual".

11 mayo 2020, 10:15