Buscar

Vatican News
Una Iglesia en España durante la pandemia de covid-19 Una Iglesia en España durante la pandemia de covid-19  (ANSA)

Católicos de España llamados a donar

El vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia episcopal española (CEE), Fernando Giménez Barriocanal, advirtió que la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid 19 ha afectado gravemente el balance económico de la Iglesia. Y subrayó la necesidad de "hacer saber lo que representa para un barrio la presencia de una parroquia y la importancia de cada una de las actividades que realiza en pro de la convivencia y desarrollo social".

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

La presentación de la Memoria de las actividades de la Iglesia en 2018 fue la ocasión para llamar a los fieles a sostener a la Iglesia que “no vive del aire”.  En una rueda de prensa virtual convocada para informar sobre los el dinero recaudado en la Declaración de la Renta de 2019, el vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia episcopal española  (CEE), Fernando Giménez Barriocanal, advirtió que la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid 19 ha ya afectado gravemente el balance económico de la Iglesia.

Giménez explicó que la iglesia española recaudaba mensualmente una media de 20 millones de euros de las colectas ordinarias en las parroquias. Sin embargo, en los dos meses desde el comienzo de la pandemia de coronavirus, con la suspensión de las misas y ausencia de los feligreses, ha dejado de recibir cerca de 38 millones y medio de euros. A pesar de haber activado un “cepillo virtual” a través de su portal www.donoamiiglesia.es , las donaciones hasta el mes de abril alcanzaron solo 1,6 millones de euros.

En este contexto, el responsable de asuntos económicos del episcopado exhortó a los católicos para que hagan donaciones no solo en esta época de pandemia del coronavirus Covid-19, sino asumir un compromiso constante en sus aportaciones periódicas como se hace para las subscripciones a una plataforma de televisión o de música. «La principal fuente de financiación de las parroquias tienen que ser las aportaciones de los fieles. Los fieles tienen que pagar el sueldo al cura y tienen que pagar las instalaciones, tienen que colaborar con su esfuerzo y también económicamente. Esa cultura la tenemos que plantear», afirmó.

La idea es continuar con la escalada que en los últimos años ha presentado la contribución de los españoles a la Iglesia también a través de la recaudación de los Impuestos sobre la Renta. En una nota de prensa del episcopado se informa que según los datos aportados por la Secretaría de Estado de Hacienda a la Iglesia, el resultado definitivo del IRPF 2018, que corresponde a la recaudación de 2019, la cantidad asignada por los contribuyentes fue de 285.225.797. Un 6,37% más que año anterior.  El número de declaraciones a favor de la Iglesia fue de 7.192.002, aunque tomando en cuenta las declaraciones conjuntas, corresponden a más de 8,5 millones de contribuyentes que destinan a la Iglesia el 0,7% de sus impuestos.

Tras agradecer esta generosa ayuda, la CEE presentó detalladamente la memoria de actividades realizada en 2018, cuando la cantidad obtenida en la declaración de la renta alcanzó 256,54 millones de euros. Conforme a lo presupuestado a lo largo de ese año, es decir 252,78 millones de euros, la mayor parte, 202,09 millones, fue entregada a las diócesis;  18,39 millones se emplearon en pagar la Seguridad Social del Clero y 2,32 millones se destinó al sueldo de los obispos.  Cerca de 30 millones fueron distribuidos como aportación extraordinaria a la Cáritas diocesanas, centros de formación, campañas de comunicación, ayudas a proyectos de rehabilitación y construcción de templos, actividades pastorales nacionales e internacionales, instituciones de la Santa Sede, entre otros.

El comunicado aclara que el dinero de la asignación tributaria que se envía para el sostenimiento de las diócesis no tiene una finalidad específica y se integra en el presupuesto global de cada diócesis, cuya organización autónoma.  En este contexto, informa que las diócesis contaron, en 2018, con 974,31 millones de euros de ingresos, obtenidos – además de la asignación tributaria - de las aportaciones directas de fieles, los ingresos de patrimonio y otras actividades económicas.

Por último, Giménez subrayó la necesidad de presentar el verdadero rostro de la Iglesia, hacer saber lo que representa para un barrio la presencia de una parroquia y la importancia de cada una de las actividades que realiza en pro de la convivencia y desarrollo social.

19 mayo 2020, 13:45