Buscar

Vatican News
Anastasi Resurreción. Anastasi Resurreción.  

La noche que rompe el silencio de la muerte

La culminación y el centro de la vida cristiana es la Pascua, que se vivirá dolorosamente este año sin la presencia de fieles en muchos países del mundo, pero que continúa en busca del corazón humano.

Debora Donnini – Ciudad del Vaticano

Es en la Misa de la Epifanía, el 6 de enero, cuando se anuncia la fecha del Domingo de Pascua, culminación del Triduo de la Pasión, muerte y Resurrección del Señor, y el centro de todo el año litúrgico. Es precisamente de Pascua que surgen los días santos. En los ritmos y eventos de la época - recuerda este anuncio - vivimos los misterios de la salvación. Por lo tanto, la Pascua es la fiesta más importante, como el mismo Papa Francisco señaló en la audiencia general de 2018 durante la Semana Santa, instando a todos los cristianos a vivir estos días como "la matriz" de su vida personal y comunitaria. Una fiesta que tiene sus raíces en la Pascua judía, que conmemora la transición de la esclavitud de Egipto a la libertad, operada por Dios con el pueblo de Israel.

El Triduo Pascual, que comenzó con la Misa en Coena Domini el jueves por la tarde, termina con las Vísperas del domingo y, por lo tanto, puede ser experimentado como un solo viaje que culmina con la Noche de las noches, la noche en que Cristo destruyó la muerte y del inframundo salió victorioso: esa noche que, entre el sábado y el domingo, conoció la hora en que el Señor resucitó, como nos recuerda Exultet, el preconio de Pascua, cantado precisamente en la liturgia de la Vigilia Pascual.

Este Triduo seguramente será diferente. Con dolor en muchos países, los fieles no podrán participar en las liturgias, sin embargo, incluso en las pruebas y sufrimientos de este 2020, este Triduo llega a "buscar" la vida del hombre. La "liturgia doméstica" en los días del Triduo Pascual se hará de dos gestos: mirar el Crucifijo y leer el Evangelio, recordó el Papa en la audiencia general de este Miércoles Santo.

La Última Cena

En la Misa en Coena Domini recordamos la Última Cena de Jesús con los apóstoles, "anticipando en el banquete Pascual su sacrificio en el Gólgota", y la institución de la Eucaristía, recordó el Papa Francisco en la catequesis del miércoles de la Semana Santa en 2016, en pleno Jubileo de la Misericordia, subrayando también que "para hacer que los discípulos entiendan el amor que lo anima, les lava los pies, ofreciendo una vez más el ejemplo en primera persona de cómo actuarán ellos mismos". Es decir, con un fuerte llamado a servir. Este año, el gesto de lavar los pies, ya opcional, se omite según lo establecido por el decreto de la Congregación para el Culto Divino que dio indicaciones para los países afectados por la pandemia donde los obispos y sacerdotes celebrarán sin la participación de la gente.

La Cruz

El Viernes Santo conmemora la muerte de Jesús. El amor, dado hasta el final, se abandona al Padre. En las iglesias de todo el mundo no hay celebración eucarística, sino una "acción litúrgica". Central en este día, por lo tanto, la celebración de la Pasión del Señor con adoración de la Cruz, incluso si este año el beso se limitará solo al celebrante. Al igual que con las otras liturgias del Triduo, se celebrarán sin la presencia de los fieles. Solo para responder preguntas sobre la presencia de Dios en este momento difícil, el Papa quería recordar que Dios se reveló completamente precisamente en la cruz que es "la cátedra de Dios".

En la audiencia del miércoles 8 de abril, dedicada al Triduo, nos instó a estar de pie ante el Crucifijo en silencio, para ver que nuestro Señor no señala con el dedo ni siquiera frente a los que lo crucifican, sino que abre los brazos a todos, da su vida tomando sobre sí nuestros pecados. Uno de los momentos centrales de la celebración de la Pasión es la oración universal y este año se ha pedido que se prepare una intención especial para aquellos que se encuentran en una situación de pérdida, para los enfermos y los fallecidos. También este año el Vía Crucis tradicionalmente presidido por el Papa en el Coliseo, se llevará a cabo en la Plaza de San Pedro.

Tanto el jueves como el Viernes Santo, las liturgias concluyen en silencio porque la bendición final y la despedida están en la Vigilia. Fue Pío XII para restaurar la Vigilia Pascual dando vida a una reforma que continuará hasta que se complete con el Concilio Vaticano II.

La Noche de las noches

El Sábado Santo es el día de gran silencio hasta la Vigilia Pascual, la hora de la Madre, que precisamente espera en silencio, con el corazón atravesado por el dolor de haber visto a su Hijo desgarrado y clavado en la cruz. Un silencio que será interrumpido por la "Madre de todas las vigilias", como la llamó San Agustín.

Con la liturgia del fuego, el encendido de la vela pascual marca el comienzo de esa noche de las noches en que se celebra a Cristo resucitado, el centro y el fin del cosmos y de la historia, la noche en que el Aleluya rompe el silencio de la muerte y en el cual las Lecturas de la Liturgia vuelven sobre la historia de la salvación desde su creación, no en una concepción cíclica de la historia, como un recordatorio de algo que sucedió en el pasado, sino como un evento que todos están llamados a vivir entrando en la dinámica de este pasaje. De la muerte a la vida. Un pasaje ya de la esclavitud del pecado, el dolor y la frustración. Pero también se hace presente esta noche de que nuestra vida no termina frente a la piedra de un sepulcro porque Cristo resucitó de ese sepulcro. Una liturgia, la de la Vigilia Pascual, compuesta de cuatro partes, la liturgia del fuego, la Palabra, los Bautismos y la Eucaristía. Este año, nuevamente por la emergencia del Coronavirus, por la liturgia bautismal, solo se mantiene la renovación de las promesas bautismales.

El Domingo de Pascua, por lo tanto, comienza el tiempo pascual que dura hasta Pentecostés y que está profundamente unido al Triduo Pascual. Los primeros ocho días son la octava de Pascua. Estos 50 días del período de Pascua hacen visible esta alegría de la resurrección que da testimonio. Estos son los días de alegría, esa que sientes cuando tienes la promesa y la certeza de que la última palabra no es muerte y que esa vela, incluso en la oscuridad de esta pandemia que envuelve al mundo, sigue brillando.

 

09 abril 2020, 16:31