Buscar

Vatican News
BRAZIL-HEALTH-VIRUS BRAZIL-HEALTH-VIRUS  (AFP or licensors)

La campaña "Es hora de cuidarnos" moviliza miles de donaciones en todo Brasil

La campaña de solidaridad "Es hora de cuidarnos", lanzada por la Conferencia Episcopal de Brasil el Domingo de Pascua, muestra que la fuerza motriz para reducir los impactos de la crisis de la pandemia es, de hecho, la transformación de la solidaridad.

Roberta Barbi-Ciudad del Vaticano

Durante las dos últimas semanas, se puede leer en el sitio web del Episcopado, que la acción solidaria "Es hora de cuidarnos" ha recibido donaciones de alimentos no perecederos y materiales higiénicos a través de las comunidades eclesiales de todas las regiones de Brasil. Los materiales recogidos se distribuyen para aliviar la inestabilidad socioeconómica de la población más expuesta a la pandemia.

En dos semanas -informaron los obispos- las donaciones en todo el Brasil ascendieron a 49.064 kg de productos alimenticios; 22.738 unidades de kits de higiene; 20.449 unidades de ropa y calzado; 4.448 unidades de equipo de protección personal y 3.011 unidades de otros utensilios, como muebles y equipo diverso. Sin embargo, a pesar del éxito de las dos primeras semanas, muchas familias siguen sin recibir asistencia: por ello, la segunda fase de la movilización tiene por objeto fortalecer aún más las numerosas iniciativas de solidaridad en todo el país ante la pandemia de Covid-19.

Según Fernando Zamban, Consejero Nacional de Cáritas Brasil, se trata de "gestos muy bonitos de personas que reconocen la gravedad de la situación y deciden espontáneamente colaborar. Las cifras demuestran que aún no hemos llegado al final de la pandemia y, por lo tanto, las consecuencias sociales continuarán en los próximos meses, por lo que nuestra solidaridad es cada vez más necesaria y urgente", subrayó.

Todos los ingresos se distribuyen a las comunidades más pobres que han visto sus ingresos extremadamente afectados, por lo que la campaña abarca varias situaciones de extrema vulnerabilidad, como las personas que viven en las calles, los migrantes y refugiados, los que viven en viviendas precarias en las zonas rurales y urbanas, así como los desempleados y los trabajadores del sector no estructurado que han perdido sus fuentes de ingresos, situación que afecta a todas las regiones del Brasil. En la primera fase de la campaña, el principal público al que se llegó fue el de las mujeres, los ancianos y la población en condiciones de vulnerabilidad social en general: alrededor del 55% de las donaciones se dirigieron a los trabajadores informales, de los cuales el 75% se dirigió a las mujeres que no pueden desempeñar funciones laborales.

Cáritas Brasil está trabajando para guiar a las arquidiócesis, diócesis, parroquias y comunidades en los protocolos de seguridad para que las donaciones sean recibidas y entregadas apropiadamente en este momento de riesgo de infección por el Coronavirus. De esta manera, a pesar del peligro inminente, las directrices permiten ejercer la solidaridad de manera consciente y segura, manteniendo la atención colectiva tanto con el equipo que trabaja sobre el terreno como con los donantes.

30 abril 2020, 16:03