Buscar

Vatican News
Cardenal Charles Bo Cardenal Charles Bo 

Birmania: el cardenal Bo pide un alto al fuego mundial

Mientras los conflictos en el país no se detienen el presidente de la Conferencia Episcopal de Birmania relanza los llamamientos del Papa y del Secretario de las Naciones Unidas por un alto al fuego mundial.

Liza Zingarini – Ciudad del Vaticano

El cardenal Charles Maung Bo, presidente de la Conferencia Episcopal de Birmania (República de la Unión de Myanmar) y de la Federación de Conferencias Episcopales Asiáticas (Fabc), también recoge y relanza los recientes llamamientos del Papa Francisco y del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, en favor de un alto el fuego mundial, mientras el mundo entero se enfrenta a la emergencia del Coronavirus.

"Pongamos fin al flagelo de la guerra y luchemos contra la enfermedad que está devastando el mundo, comenzando inmediatamente con el cese de los combates en todos los lugares: eso es lo que todos los miembros de la familia humana necesitamos, hoy más que nunca", escribe el arzobispo de Yangon en una declaración difundida durante los días cuyos extractos fueron publicados en francés por la agencia Eglises d'Asie.

En la declaración, el Cardenal Bo recuerda en particular las dramáticas consecuencias de los conflictos en Birmania, donde, a pesar del compromiso del gobierno de proteger al "pueblo" de la epidemia y de algunas iniciativas concretas en este sentido, como la liberación de los prisioneros en cárceles superpobladas, en los últimos meses se ha producido una escalada de los enfrentamientos entre las milicias locales y las fuerzas del ejército, como en los Estados de Rakhine y Shan. 

Según el cardenal, las continuas operaciones militares en medio de la crisis del Coronavirus "tendrán consecuencias catastróficas" para el país. De hecho, el conflicto lo hace "particularmente vulnerable": expone innecesariamente a los militares al contagio y pone en peligro a los civiles.  De ahí el apremiante llamamiento a los dirigentes nacionales y locales, que -afirma- en este momento crucial están llamados a "elegir entre el camino de la verdad y la cooperación por el bien de todos y el del conflicto, que sólo acarreará consecuencias aún más dramáticas para todos aquellos que ya se encuentran en grandes dificultades".

"Si realmente queremos que Birmania se convierta en un pueblo unido, pacífico y próspero, debemos dar prioridad ahora mismo a decisiones respetuosas, enérgicas y eficaces. Debemos actuar con sabiduría y coherencia, mirando hacia el futuro y dejando de lado los conflictos", dice de nuevo el cardenal Bo, y concluye ofreciendo la mediación de la Iglesia para fomentar el diálogo entre las partes en conflicto.

28 abril 2020, 09:08