Buscar

Vatican News
Cientos de prisioneros se rebelaron y huyeron de varias cárceles en el interior de Sao Paulo el 16 de marzo después de que las autoridades suspendieran la liberación temporal de los reclusos para evitar la propagación del coronavirus. Cientos de prisioneros se rebelaron y huyeron de varias cárceles en el interior de Sao Paulo el 16 de marzo después de que las autoridades suspendieran la liberación temporal de los reclusos para evitar la propagación del coronavirus.   (AFP or licensors)

Los obispos brasileños: cárceles en condiciones inhumanas para el virus

La escasez de agua y alimentos, la falta de higiene y las dificultades para comunicarse con el mundo exterior marcan la vida de los presos en el Brasil.

Roberta Barbi - Ciudad del Vaticano

Los obispos de la Pastoral Penitenciaria de la Conferencia Episcopal Brasileña publican en su portal una denuncia sobre la gestión de las prisiones en este período de crisis en el sistema de salud debido a la pandemia del Coronavirus. "La realidad muestra que los directores de las prisiones de todo el Brasil han optado por aumentar el número de barreras en el ingreso al alimento limpio, los materiales de higiene personal, de limpieza y medicamentos", se lee.

Escasez de alimentos para los reclusos

En la Amazonia, por ejemplo, los obispos de la pastoral carcelaria que normalmente trabajan con los presos y sus familias, indican que hay problemas de alimentación, tanto por la falta de alimentos como por su escasa salubridad: esto provoca una reducción de las vitaminas en el cuerpo y, en consecuencia, una disminución de la inmunidad fisiológica: "En Minas Gerais también hemos recibido quejas sobre la prohibición de la entrega de mercancías por parte de los familiares", escriben, "los productos de higiene personal y de limpieza se ponen constantemente en la puerta".

Ningún objeto entra desde el exterior

En una prisión situada en el interior de São Paulo, los prelados del Ministerio Pastoral destacan que los presos no reciben jabón, pasta de dientes, papel higiénico, medicamentos, alimentos sanos, entre otras cosas esenciales para combatir cualquier epidemia. "Los familiares, muchos de los cuales se encuentran en condiciones económicas precarias, han gastado el dinero para comprar los productos y enviarlos por correo. Sin embargo, la autoridad responsable de la gestión de la prisión ha prohibido la entrada de cualquier material del exterior", señalan.

Visitas interrumpidas

Por lo tanto, según los familiares, en muchos establecimientos penitenciarios se interrumpen tanto las visitas de los parientes como la entrega de los bienes que llegan por correo desde el exterior, mientras que el Estado no puede atender adecuadamente las necesidades de los reclusos. En Río de Janeiro, la Pastoral Penitenciaria recibió la noticia de que se habían aumentado los turnos en la enfermería para compensar la falta de médicos, dado el aumento de personas con problemas respiratorios, pero sin la cantidad necesaria de medicamentos y equipo de tratamiento.

Tratamiento en riesgo

También por parte de las familias, de forma anónima, se informó a los obispos de la Pastoral Penitenciaria que habría al menos 300 reclusos con síntomas similares a los causados por el virus. Sin embargo, esto no se trata: "Dan un jarabe para los que tienen tos, un medicamento para el dolor y dicen que se pasará", denuncian los familiares.

El racionamiento de agua

Otras denuncias que han llegado a la Pastoral Penitenciaria del Brasil son el racionamiento del agua y la disminución del número de horas que pasan fuera de las celdas: "En este momento, los presos están cada vez más encerrados en sus celdas, sin derecho a recibir una dosis diaria de luz solar, sin derecho a caminar más de 1 metro, sin derecho a existir en más de 50cm²", subraya el artículo.

Falta de información

Además, los miembros de la familia están preocupados por la falta de noticias e información: "Ante esta pandemia que afecta a todo el mundo, ¿cómo están realmente nuestros parientes?", se preguntan. La Pastoral Penitenciaria, a pesar de su limitada acción en este momento debido a la cuarentena establecida y a la prohibición de visitas, se ha mantenido sin embargo cerca de las familias, recogiendo material para los prisioneros, pero no se les está entregando: "En este momento en que las puertas se limitan a nuestra entrada, más que nunca nuestras oraciones serán nuestra fuerza", informan.

26 marzo 2020, 17:36