Buscar

Vatican News
Coronavirus: disegni dei bambini per i medici e infermieri Coronavirus. Un niño a las enfermeras: Gracias por lo que están haciendo por nosotros. Son nuestros ángeles custodios. Todo va a salir bien.  (ANSA)

El pánico de no ver el final del contagio: estar juntos ayuda

Chiara D'Urbano, psicoterapeuta, reflexiona sobre la oración del Papa Francisco a Santa Marta por aquellos que tienen miedo del coronavirus y son incapaces de reaccionar. "Quien tenga más fuerza interior," dice, "debe ponerla al servicio de los que no pueden". Ayuda mucho la cercanía, también en lo social como en las comunidades de fe".

Alessandro Di Bussolo - Ciudad del Vaticano

Al comienzo de la misa del día 30 de marzo, en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco pidió rezar por los muchos que no pueden reaccionar y permanecen "asustados por esta pandemia", pidiendo que el Señor les ayude a levantarse "por el bien de toda la sociedad". En estos días de enfermedad, dolor, soledad y por desgracia de muerte, pedimos a la psicóloga y psicoterapeuta Chiara D'Urbano una opinión.

R. - Tengamos en cuenta que hemos impactado con un trauma, un evento que sobrepasa la capacidad humana ordinaria para hacer frente a las dificultades diarias y este evento puede ser más o menos abrumador, es decir, difícil, para las personas. De hecho, para todos existe el compromiso de integrar lo que está sucediendo, lo cual está fuera de control en nuestra existencia ordinaria. Es un acontecimiento fuerte para todos: ciertamente hay quienes están experimentando una enorme caída de los recursos hoy en día para hacer frente a este duro momento.

Como psicoterapeuta, ¿notó un aumento de estos casos durante este período? ¿Cuál es la situación?

R. - Lo interesante es que tal vez en el momento en que experimentas el evento no te das cuenta bien. En este momento, y diría que menos mal, los recursos humanos son bastante positivos, lo que significa que todos seguimos aguantando a pesar del drama que algunas personas están experimentando, especialmente desde el punto de vista económico. Sin embargo, lo más probable es que estemos justo en la cresta. Esto significa que, como hemos estado viviendo esta situación durante algún tiempo, probablemente comenzaremos a ver situaciones de mayor dificultad o mayor capacidad de reacción a partir de ahora. Por supuesto, los acontecimientos externos, como el haber mantenido un trabajo, el poder percibir un recurso económico o no. Pero evidentemente la capacidad interior también marca la diferencia: estos son precisamente los recursos que tenemos a nuestra disposición, algunos logran activarlos en momentos de dificultad y otros menos.

Para los que no lo hacen, cómo reaccionar al miedo que los paraliza y volver a hacer su propia contribución a la sociedad como pide el Papa. ¿Puede ayudar la fe?

R. - Ciertamente sí, pero si no puedes encontrar un recurso en la fe significa que el evento traumático también ha superado todo el bagaje espiritual que la persona tiene. Así que inmediatamente le quitaría un significado censurable, como decir: "Ah, no tienes suficiente fe", porque entran en juego demasiados factores. Yo diría que hay dos cosas importantes. La primera es poder contextualizar y circunscribir el acontecimiento, que tiene un principio y un fin, aunque la persona abrumada no lo perciba como tal porque no ve el final de la situación, en realidad sería importante detenerse y reconocer que se trata de un segmento de la vida, una importante encrucijada que terminará y, por lo tanto, el punto de inflexión será el significado que se le dé a este momento. El otro aspecto que me parece fundamental es precisamente la comunidad circundante. Es fundamental no estar solos, tener a nuestro alrededor otros que nos den una perspectiva finita, y no infinita, de este momento. Estar solo agrava enormemente este sentimiento de "nunca terminará".

Creer que saldremos de esto juntos, cambiados para mejor...

Por ejemplo, las comunidades religiosas están mostrando gran solidaridad, pero también luz. Tenemos mucho que decir sobre el uso de los medios sociales, pero ahora mismo son un gran recurso para todos nosotros. Por ejemplo, las comunidades se están poniendo a disposición para escuchar a aquellos que puedan necesitar una confrontación, ofreciendo palabras positivas, una lectura de la Palabra de Dios del día, de la Escritura. Están activando, si se quiere, recursos que estaban latentes allí es que en momentos de dificultad se ponen a disposición de los demás. Y sentirse apoyado, saber que alguien está rezando por nosotros y que está ahí nos da un gran consuelo y nos da la esperanza de que todos saldremos de esto juntos. Cambió, pero no necesariamente de forma negativa. Por el contrario, diría que debemos esperar y creer que saldremos de esto cambiados de forma positiva.

También hay formas menores de "miedo", de aquellos que, sin embargo, se tumban y se dejan llevar durante días frente al televisor o enganchados a las redes sociales. ¿Qué consejo para ellos?

R. - Mientras tanto, ninguno de nosotros debe avergonzarse si vive en un momento de debilidad, en el sentido de que vivimos de manera diferente este tiempo "monástico", estando dentro de un ambiente cerrado sin margen de escape si no por razones esenciales. Cada momento de nuestra historia tiene un significado y es una pena perderlo. Es una pena perder incluso el drama de este momento, dejar ir o simplemente dejar que el tiempo fluya. Creo que, si se puede hacer una diferencia, es precisamente la de volver a ser los soberanos de este tiempo con la pobreza, con la debilidad, con el miedo, pero también reapropiándonos de una época de la vida que no elegimos y que ciertamente no nos habríamos dado de esta manera.

Demos un último paso. Para aquellos que pueden superar el miedo, ¿cómo podemos usar este tiempo para convertirnos en mejores hombres y mujeres para el futuro?

R. - Me gusta mucho esta perspectiva, porque creo que realmente tenemos una gran oportunidad de hacer un balance de nuestra historia, de poder centrarnos de nuevo en las cosas importantes, de reconocer cuáles eran los puntos débiles, las cosas inútiles en las que nos centramos, esa mirada pequeña y mediocre que quizás muchas veces tuvimos con nuestro sentido de omnipotencia, pensando que todo estaba a nuestra disposición. Podemos encontrar lo esencial en un tiempo que ha reducido mucho esta imagen de nosotros como seres humanos que podemos hacer cualquier cosa, sin límites. Podemos ser de consuelo, de apoyo, para otras personas, hermanos y hermanas que pueden tener menos recursos. En resumen, me centraría en lo que dijo el Papa el viernes pasado. Estamos todos en el mismo barco, nos pillaron con la guardia baja. Somos parte de una gran familia, que es la familia humana, en la que somos solidarios, y si un miembro está enfermo, todos nos sentimos enfermos. Pero si un miembro está bien, puede hacer mucho por los demás.

31 marzo 2020, 09:30